SOCIEDAD INCREIBLE CASO EN SANTA FE

La doble vida de un locutor que cayó por 18 abusos

Marcelo Escobar tenía un programa de radio en San Nicolás. Presentaba eventos e integraba una productora. Cada vez que viajaba a Rosario simulaba ser policía, interceptaba a chicas y las sometía en un descampado.

Preso. Escobar raptaba a sus víctimas en su Fiat Duna (abajo). Participó de eventos junto al intendente de San Nicolás, Ismael Passaglia (izq.).
Preso. Escobar raptaba a sus víctimas en su Fiat Duna (abajo). Participó de eventos junto al intendente de San Nicolás, Ismael Passaglia (izq.). Foto:Cedoc Perfil
Era presentador de eventos en San Nicolás y tenía un programa de radio en una emisora local. También formaba parte de una productora que trabajaba en la promoción de bandas musicales. Multifacético, carismático y siempre mostrándose en público. Pero ésa era sólo una cara de la moneda. Detrás de esa faceta pública escondía a un temible violador serial.
Marcelo Escobar es de San Nicolás. Tiene 40 años, esposa y tres hijos. Era conductor de un programa vespertino en Radio Full 101.9. Es locutor, se encarga de la conducción de eventos sociales y forma parte de la productora M.P.M Producciones, que representa a distintas bandas locales, organiza eventos y coordina los shows, según publica en las redes sociales. En su perfil de Facebook compartía con sus contactos los eventos en los que participaba, promocionaba bandas e interactuaba con la audiencia de su programa.

Escobar fue detenido el 21 de agosto pasado. Unos días antes había conducido la fiesta por el Día del Niño del club Banfield de San Nicolás, de la que participó el intendente de la ciudad y ex ministro de Salud bonaerense, Ismael Passaglia. Lo descubrieron gracias a que la última víctima (una adolescente de 14 años) fotografió con su celular la patente del Duna con el que se movía Escobar. Pero había más.

El lunes pasado, el juez rosarino Juan Andrés Donnola lo imputó por los abusos sexuales de otras 17 chicas en Rosario, cometidos entre abril de 2014 y el mismo mes de 2016. Además, se le informó la decisión de que siga preso en el penal de Coronda hasta el juicio. Según fuentes consultadas, el locutor viajaba regularmente a esa ciudad porque su mujer tenía familiares.

Señalado. “Contextura robusta, barba candado, de unos 35 a 40 años, pelo corto negro con jopo”. Esa es la descripción que realizaron 18 chicas sobre el hombre que había abusado de ellas. Algunas de las víctimas aportaron algún dato más, pero todas coincidieron en que se presentaba como policía de Antinarcóticos (nunca perteneció a la fuerza de seguridad) y las obligaba a subirse a su auto para supuestamente llevarlas a la comisaría. Usaba un handy con el que simulaba hablar con otros policías, y las amenazaba con un arma. Luego las manoseaba (a 12 de ellas las violó), las obligaba a volver a subir al auto y las hacía bajar en alguna esquina de Rosario.

Para la  fiscal Carla Cerliani se trata de un violador serial que tenía como “modus operandi presentarse como policía, mostraba una credencial falsa de la fuerza para no generar sospecha y le decía a la víctima que debía llevarla a la comisaría para confirmar si era la persona que estaban buscando porque la habían denunciado como dealer”.
Las víctimas eran jóvenes de entre 14 y 25 años, y los ataques se produjeron entre las 16 y las 22.30. La mayoría fueron por la noche. Dos de las chicas destacaron que el abusador llevaba cadenitas en el cuello y anillos, de los cuales dos eran del tipo sello con una M grabada.

Fuentes judiciales explicaron a PERFIL que “en ocho casos (de los 17) los resultados de los exámenes de ADN fueron positivos, y en los restantes hubo reconocimientos positivos”.
Escobar podría pasar el resto de su vida tras las rejas. De hecho, la fiscal Cerliani adelantó que pedirá la máxima pena que establece el
Código Penal con el agravante del uso de arma de fuego: “Podrían caberle cincuenta años de prisión”.