SOCIEDAD ESTA EN MARCHA LA RESTAURACION

La expropiación de El Molino cotizaría en US$ 20 millones

Ese importe es el que pagaría el gobierno nacional a la familia Roccatagliata por el edificio emblemático y vecino al Congreso.

Foto:Cedoc

Luego de que el Poder Ejecutivo decretara la expropiación a mediados de septiembre del inmueble donde funcionaba la Confitería Del Molino, sólo restaba determinar cuál será el monto que el gobierno nacional deberá desembolsar para que el tradicional edificio se transforme en un museo y centro cultural, dependientes del Congreso. El sector de la confitería, en tanto, será reabierto y concesionado a un inversor privado.

Si bien el valor va a ser establecido por el Tribunal de Tasación de la Nación en los próximos días, fuentes cercanas a la expropiación y distintos referentes del sector inmobiliario local aseguraron a PERFIL que la misma rondaría los US$ 20 millones.

El precio incluiría el monto de la operación de compra y los gastos de restauración del complejo edilicio de Callao y Rivadavia que ocupa una superficie de casi 6 mil m2. Actualmente, la familia Roccatagliata es la propietaria del reconocido inmueble estilo art nouveau, una de las postales más clásicas de la Ciudad. El plan de recuperación también incluye los muebles, lámparas y elementos de bronce que aún se encuentran en el interior de la misma. Según las estimaciones, el edificio recién estará en condiciones de funcionar dentro de cinco años.

La operación será llevada adelante por el Ministerio de Planificación Federal para que luego el inmueble sea manejado por el Poder Legislativo, a través de la Comisión Administradora “Del Edificio del Molino”.   

Respecto a las obras que se realizarán en el inmueble, las mismas se ejecutarán a través del Plan Rector de Intervenciones Edilicias (PRIE), que coordina el arquitecto Guillermo García y aprobado por la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Patrimonio Histórico. (Las obras podrán ser seguidas en la página restauraciondelmolino.blogspot.com).

Entre las primeras tareas que se realizarán se destaca la reparación de las terrazas del edificio, porque el agua de lluvia se filtra por varios sectores del mismo. También se revisará el estado de las conexiones de luz, gas y agua, que fueron cortadas por falta de pago.

Otra de las obras que se llevarán a cabo será la recuperación de las aspas del molino que se encuentran en la parte superior de la tradicional ochava. Declarado Monumento Nacional en 1997, el mismo año que cerrara sus puertas en forma definitiva, la Confitería fue expropiada este año. El primer paso para el rescate lo dio el Senado Nacional con un proyecto del ex senador Samuel Cabanchik.



Claudio Corsalini