SOCIEDAD SUPERVENTAS PARA TODOS LOS GUSTOS

La Feria, entre el erotismo y los libros sobre Francisco

Tras la explosión de Cincuenta sombras, sus secuelas y sucedáneos son muy buscados. Igual que las biografías del Papa.

“Leí Crepúsculo por recomendación de mi nieta y después me pasó Cincuenta sombras de Grey. Ahora quiero comprarme la segunda y la tercera partes. Me genera mucha intriga”, cuenta Marta, una visitante de la Feria del Libro, que a sus 64 años no se avergüenza de decir que es amante de la literatura erótica.

El fenómeno se inició en la mitad de 2012 y continúa dentro de esta Feria del Libro de Buenos Aires. La trilogía Cincuenta sombras, de la británica Erika Leonard James, ya vendió 60 millones y en Argentina más de 280 mil copias desde su lanzamiento en julio de 2012. Superó todos los récords de ventas.

“Dentro de la Feria el ritmo de ventas de estos libros es parecido a la tendencia del mercado. La trilogía de Cincuenta sombras es el más vendido en ficción fuera y dentro de La Rural”, explica Florencia Ure, de Random House Mondadori. Lo que resulta llamativo es que en la listas de los libros de no ficción el más vendido es El jesuita de Sergio Rubín (Vergara). “Es como la Biblia junto al calefón, son los libros que más se venden y de lo que más pide la gente”, añade Ure. En los primeros seis días de la Feria, Cincuenta sombras superó los 3 mil ejemplares (entre los tres libros) contra los 1.500 de Sobre el cielo y la tierra, conversación de Jorge Bergoglio y Abraham Skorka.
“Lo valioso es que lo erótico se vende bien sin que sean autores conocidos, sin haber hecho prensa, y sin que se les conozca la cara”, cuenta Raúl Robledo, de la Editorial Planeta, que agrega: “Todo lo vinculado al amor, la sexualidad, el tabú, vende. El libro que más vendemos en nuestro stand es el de Gabriel Rolón Encuentros. El fenómeno va más allá de lo sexual, es el relato sobre los vínculos”.

“El fenómeno es internacional, se venía viendo hace varios años que llegaría un boom de este estilo. Todas las editoriales quieren tener su libro de literatura erótica”, agrega por su parte Verónica Barrueco, de Alfaguara.
También Julieta Obedman, editora de Suma de Letras, señala que este estilo literario llega a la literatura juvenil. “La escritora Florencia Bonelli siempre mantuvo un estilo cercano a la literatura erótica, pero contando historias del siglo XIX. En su último lanzamiento, Nacida bajo el signo del toro, mezcla las historias de amor, donde se habla de sexualidad pero adaptado a los jóvenes lectores a los que apunta el libro”, dice.

Además de Bonelli, Anabella Franco es otra autora argentina de novelas románticas que ahora se suma a lo erótico con su historia Nada más que una noche. “En diciembre se lanzó su novela con mayor contenido erótico. Consideramos que el género romántico está desbordado, ahora más obvio, más pornográfico pero eso genera curiosidad”, explica María Estomba, de Ediciones B, curiosamente la misma editorial que este mes imprimió 80 mil ejemplares de El jesuita. Confían en que se venderán muchos de ellos en la Feria.



Gisela Nicosia