SOCIEDAD CAMPOS EN FRANCA RECUPERACIÓN

La lluvia alivió la mayor sequía pampeana en medio siglo

Todavía hay zonas afectadas, pero la situación se evalúa ahora con optimismo. El período marzo-setiembre fue el más seco desde 1960.

SANTA ROSA.- El gobierno de La Pampa mostró optimismo por las recientes lluvias registradas en la provincia, que le otorgaron una "franca recuperación" a los suelos y que, según especialistas del INTA, "cortaron la sequía más grave de los últimos 48 años". En ese sentido el responsable de la sección Agrometeorología del INTA-Anguil, Guillermo Casagrande, señaló que en las últimas tres semanas se registraron lluvias generalizadas, que significaron grandes beneficios sobre todo para la región norte, donde cayeron 120 milímetros.

En el resto de la provincia, los registros variaron entre 50 y 70 mm, aunque para el gobierno pampeano no son suficientes "para sacar del estado de emergencia o desastre al oeste y sur provincial", la zona ganadera por excelencia.

Por otra parte el subsecretario de Agricultura de La Pampa, Enrique Schmidt, indicó a DyN que "si bien las lluvias permitieron la recuperación de pasturas, el crecimiento del trigo y dejaron todo listo para iniciar la siembra de los granos gruesos, aún resta bastante para poder decir que se salió de los efectos de la sequía", que hasta el mes pasado abarcaba más de 14 millones de hectáreas, es decir más del 90 por ciento de toda La Pampa. Respecto a los suelos, el funcionario señaló que "ya hay una disponibilidad de humedad aceptable", indicando que en definitiva "las condiciones son de regulares a buenas".

Según los registros pluviométricos, desde marzo a setiembre fue el año más seco de los últimos 48 años, hecho que motivó una serie de medidas del gobierno pampeano para paliar la situación. En ese sentido, Schmidt anunció que se seguirán implementando algunas medidas, sobre todo las que apuntan a "sostener a los productores agropecuarios del sur y el oeste".

"El gobierno ya encargó la compra de 1 millón y medio de pesos en alimento balanceado para los productores ganaderos, al tiempo que continúan los beneficios impositivos por tres meses más", explicó. Por otra parte, el funcionario explicó que "se está recomendado a todos los productores que guardan los vacunos para que no consuman los primeros verdeos porque los animales pueden padecer el mal del verdín, que tiene que ver con la mala calidad de las primeras pasturas, que poseen mucha carga de nitrógeno". En ese sentido, explicó que lo más conveniente "es encerrar las vacas y trabajar con balanceados, que precisamente será lo que entregará el gobierno para encaminar el salvataje de la ganadería".

Fuente: DYN

Redacción de Perfil.com