SOCIEDAD A UNA SEMANA DEL ATAQUE EN EL BOLICHE

La masacre de San Luis: “Mi esposo era un hombre normal”

La mujer del policía que mató a dos personas e hirió a otras 17 en la ciudad de Naschel no se explica lo que le pasó esa noche.

Foto:Mariano Armagno / Infojus noticias
La esposa del policía que el fin de semana pasado desató un río de sangre en un boliche de Naschel, una pequeña población puntana, no puede entender por qué su marido actuó de esa manera. “Intenté explicarme muchas veces qué pasó, lo sigo intentando, porque no entiendo”, dice ella a una semana del caso que cambió para siempre la historia de un pueblo con 3.500 habitantes.
Su marido, el oficial inspector de la Policía de San Luis Walter Talquenca (43), asesinó a tiros al comisario de la ciudad y a un camionero que estaba de paso, e hirió a otras 17 personas que estaban en el boliche Natacha. “El no era esa persona que fue esa noche. Mi esposo era un hombre normal”, recuerda Laura Pereyra, en una entrevista que brindó al sitio Infojus Noticias.  
La mujer aportó un detalle desconocido del caso que podría explicar por qué reaccionó de esa manera. Contó que su esposo discutió con un hombre en la pista de baile. Que se peleó con él. Y que terminó en el piso cuando recibió un botellazo en la cabeza.
“Estaba muy lleno el lugar, y bailando se roza con un chico. Walter lo empuja, el chico le pega un botellazo y él se cae. Quería seguir peleando, pero logré sacarlo afuera”, afirma.
Según Laura, el efectivo policial nunca se sintió a gusto en el boliche. Le molestó tener que pagar la entrada. Y después se sintió observado. “Todos me miran. Soy un extraterrestre”, le espetó a su mujer, en medio de la noche.
Laura no volvió a ver a su marido desde que se despidieron en la puerta del boliche, y en medio de una fuerte discusión. El domingo pasado viajó hasta la penitenciaría de San Luis, donde Talquenca permanece detenido, pero no pudo visitarlo por cuestiones de seguridad. “Quiero preguntarle qué le pasó. Porque yo lo conozco desde hace 14 años, y jamás se puso así”, dijo ella.
“Era una persona ejemplar, sin problemas aparentes, de bajo perfil, querido, y descargó un cargador contra la gente. No sabemos si fue la ingesta de alchocol que lo llevó a un estado de inconsciencia o si sufrió un brote psicótico. Todo será materia pericial”, apuntó a PERFIL su abogado, Miguel Angel Agundez.
Sobre el futuro de su defendido, el letrado destacó que la próxima semana será crucial porque estarán listos los estudios psiquiátricos y psicológicos para establecer si se trata o no de una persona inimputable

Redacción de Perfil.com


Temas: