SOCIEDAD TRAGEDIA DE COSTA SALGUERO


La mujer de Stinfale y familiares, en Energy Group

Su esposa y dos cuñados aparecen en presuntas sociedades que se suman a la evidencia de que el abogado sería dueño de la firma que habría organizado la Time Warp.


Foto:Cedoc Perfil

Carina Fasano, en una entrevista con diario PERFIL publicada ayer, explicó los motivos por los que su ex, el abogado Víctor Stinfale, no sería el verdadero dueño de Energy Group, comercializadora de Speed Unlimited, la firma que fue, según  el fiscal Federico Delgado y el juez Sebastián Casanello, la organizadora de la Time Warp, la rave en Costa Salguero en la que murieron cinco jóvenes.

Pese a las afirmaciones de Fasano, otros indicios ligados a los lazos familiares del abogado detenido refuerzan la hipótesis de la Justicia: no sólo la actual esposa de Stinfale, Gretel Schoenfeld, embarazada de siete meses, integra la gerencia interior de Speed-Unilmited (Energy drink). Julián Schoenfeld, su cuñado, en su perfil de Facebook se reconoce como distribuidor de la bebida energizante y una de sus hermanas, Erica Schoenfeld –fotógrafa de Deportivo Riestra, el club que gerencia Stinfale y que sponsorea Speed– trabaja para otra de las sociedades fundadas por Fasano: S&H Environment Group SRL, también mencionada en la causa.  

Según explicó Fasano a PERFIL, creó S&H Environment Group como un estudio jurídico en el que trabajaban “cinco o seis abogados”. “El domicilio de Viamonte 1336 que tanto cuestionan era el del estudio. Ahí se constituían muchísimos domicilios. Entre ellos las sociedades Energy, de la que yo era parte, S&H, de la que yo era parte y un par más de mi hermano (Daniel Fasano). Con una de las abogadas (Marcela Argañaraz) constituí S&H porque teníamos un cliente importante que requería esa forma jurídica. Cuando no la usamos más, se la vendimos a mi hermano quien amplió su objeto y la utilizó para su negocio que es distribuir Speed”, detalló la ex pareja de Stinfale.

El resto de la familia Schoenfeld también figura en el negocio de la venta de bebidas.

En el pedido de detención de Stinfale, Delgado escribió: “Si confundimos la verdad con los documentos, además de incurrir en idolatría, sólo encontraremos máscaras. De lo que se trata es de encontrar los rostros tras las máscaras, sobre todo cuando se trata de asignar responsabilidad penal, precisamente. Víctor Stifanle es uno de ellos y Walter Santangelo, otro”.

Si bien el fiscal focaliza su investigación en la organización de la fiesta de Costa Salguero, la Fundación La Alameda va por más y trabaja en la conformación de un mapa de sociedades que vincularían a Stinfale con una estructura mayor dispuesta para facilitar la venta de droga en fiestas y boliches.



Cecilia Di Lodovico