SOCIEDAD NUEVAS PISTAS DE UN CARTEL COLOMBIANO OPERANDO EN ARGENTINA


La mujer de un testaferro de un capo narco invirtió en el país

Yuribeth González Novoa está casada con uno de los lavadores de ‘El Loco’ Barrera. Alquila en Nordelta y compró lotes en Colony Park.


Foto:Cedoc

“El lavador de dinero narco más buscado de Colombia”. Cuando cayó, en mayo de 2012, Rutdy Alirio Zárate Moreno, alias “Runcho”, ganó ese titular en los diarios de Paraguay, donde fue apresado. Era buscado por la Justicia de Estados Unidos por sus vínculos con el narcotráfico y las Farc. Ganó fama por haber sido sindicado como el testaferro de Daniel “El Loco” Barrera Barrera, uno de los jefes del poderoso Cartel del Norte del Valle.

Desde esa fecha, su esposa Yuribeth González Novoa desapareció de los radares de la inteligencia criminal, hasta que, el 17 de julio de 2013 fue detectada en un vuelo desde Buenos Aires a Colombia, vía Aerolíneas Argentinas. No viajaba sola, estaba acompañada por otro colombiano que es investigado por el homicidio de Carlos Gutiérrez Camacho, un presunto jefe de sicarios que fue asesinado en los bosques de Palermo en marzo de 2014. Gutiérrez Camacho, a la vez, habría actuado como custodio del grupo narco, liderado por los hermanos Triana Peña, que fue desmantelado tras una investigación del juez federal Sergio Torres, en la causa narcoarroz.

En la segunda parte de ese expediente, que instruye en la secretaría 24 del Juzgado Federal Nº 12, el nombre de Yuribeth González Novoa toma fuerza. Fuentes del caso indicaron a PERFIL que la mujer del testaferro de uno de los mayores capos narcos colombianos alquila en Nordelta, donde además habría realizado operaciones inmobiliarias a través de terceros al igual que otros miembros de la banda. Ella habría jugado un rol clave en la ingeniería del lavado de dinero de una organización  que habría tejido redes para traficar cocaína a Europa desde Buenos Aires, Santiago de Chile y San Pablo. González Novoa aparece, además, vinculada a Nelson Triana Peña, uno de los líderes de la célula criminal. Está probado que compartieron varios vuelos.  

A pedido del juzgado, las Procuradurías de Narcocriminalidad y de Lavado de Activos, a cargo de Diego Iglesias y Carlos Gonella, respectivamente, analizan la documentación hallada en los últimos allanamientos.

En el domicilio del abogado Guillermo Heisinger –detenido en la causa–, los detectives encontraron documentación que podría ser prueba de una operatoria de lavado de activos entre González Novoa y Colony Park SA.

Según detalla un informe de la Procunar y la Procelac, la mujer de “Runcho” compró, en mayo de 2012, dos lotes de 1.375 m2, con un valor de 670.250 pesos cada uno y un tercero de 1.691 m2 por 823.450 pesos. Ahora investigan si “existió un deliberado incumplimiento a la normativa de control antilavado” por parte de la empresa. Es decir, si la firma colaboró en la maniobra delictiva.

Colony Park, proyectaba una isla privada en el Delta, pero el emprendimiento se detuvo por una causa en su contra por impacto ambiental. No cuenta con plano ni habilitación municipal.  

En el juzgado de Torres esperan que la jueza de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, envíe la documentación secuestrada en un allanamiento anterior, si es que tiene relación con la colombiana. Por lo pronto, el paradero de González Novoa es desconocido, al igual que el de los hermanos Triana Peña.



Cecilia Di Lodovico