SOCIEDAD HALLOWEEN, EN BUENOS AIRES

La Noche de Brujas llegó para quedarse

Al igual que sucedió con San Valentín y San Patricio, esta típica fiesta norteamericana se instala en el país. Cada vez son más las empresas y marcas que proponen fiestas y lanzan líneas de productos específicos para este día.

Las calabazas talladas, los esqueletos luminosos y la pregunta “¿dulce o truco?”, íconos de la fiesta de Halloween, hoy se instalaron entre los argentinos. Detrás de San Valentín y San Patricio, este festejo foráneo también terminó instalándose en la agenda local.
“Con el tiempo, nuevas celebraciones se van imponiendo y, sin dudas, la Noche de Brujas es una de ellas. Los adultos hacen fiestas y los chicos se disfrazan para salir a buscar golosinas. Con la visibilidad en los medios y el acompañamiento de las empresas, se acercó la celebración”, explica Ximena Díaz, de la consultora de investigación de tendencias Trend Sity.
Este año se planearon al menos cinco grandes fiestas relacionadas con la Noche de Brujas. La primera, a cargo de la marca de champagne Veuve Clicquot, se realizó el 2 de octubre en el Palacio Barolo, con ambientación de Javier Iturrioz. Ayer por la tarde, Make A Wish celebró un Té Mágico en el Palacio Duhau-Park Hyatt. Con la finalidad de recaudar fondos, 200 invitados compartieron una tarde con los mejores tiradores de tarot, runas y lectura de la borra del café. También en el Hard Rock Café, ayer se vivió una reversión de la tradicional fiesta anglosajona, con ambientación, propuestas gastronómicas y sorpresas para los invitados.

El Hotel Panamericano se sumó a esta tendencia y organiza hoy su primera Halloween Party en los jardines del hotel con cocteles y DJs desde las 23. “La idea surge debido a que en el hotel se alojan huéspedes de todo el mundo y queremos sumarnos a esta tendencia internacional”, explican.
“¡¿Te imaginás bailar arriba de un cementerio?! ¡¿Adentro del laberinto del terror?! (...)”, pregona la invitación de otro evento de disfraces, que organiza Cepas Argentinas para hoy por la noche. Se trata de la Elevation Party edición Halloween, en el Tattersal de Palermo, donde las 3 mil entradas disponibles ya se agotaron.
Y como las golosinas son una parte esencial de este festejo, la mayoría de las marcas locales se suman a su manera. La distribuidora Gam! lanza caramelos en forma de dientes, y otros candies diseñados para la fecha. Lo mismo sucede con Arcor, que desde 2000 promueve este festejo en el mercado local y, a medida que la celebración fue cobrando más importancia, desarrolló una línea de golosinas especiales para la ocasión, como un chupetín con forma de esqueleto y gomitas de murciélagos, entre otros.
A nivel más artesanal, la pastelería Smeterling sacó una línea de galletitas con forma de calabazas, fantasmas y murciélagos, para disfrutar de la Noche de Brujas.



Gisela Nicosia