SOCIEDAD POBREZA

Uno de cada diez argentinos vive en villas de emergencia

Lo reveló un informe de la ONG Techo. La provincia de Buenos Aires concentra más de la mitad de las villas.

Foto de una villa de la Provincia de Buenos Aires, durante el relevamiento 2016 de Techo.
Foto de una villa de la Provincia de Buenos Aires, durante el relevamiento 2016 de Techo. Foto: Gentileza Techo

Este martes a las 14, la ONG Techo presentará en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de la Nación los resultados de su informe 2015-2016 en cuanto al "Relevamiento de Asentamientos Informales". Sin embargo, algunas impactantas cifras en materia de pobreza ya fueron anticipadas.

El objetivo del Relevamiento fue determinar, caracterizar y georeferenciar los asentamientos informales existentes al primer semestre del año 2016 en la provincia de Buenos Aires; la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; la provincia de Córdoba, del Gran Corrientes, Gran Resistencia, parte de la provincia de Misiones, Alto Valle de Neuquén, Plaza Huincul Cutral-Có y Arroyito, Alto Valle de Río Negro; parte de la provincia de Salta, el Área Metropolitana de Rosario y San Miguel de Tucumán.

Uno de cada diez argentinos vive en asentamientos informales y villas de emergencias, indicó el relevamiento 2016 de la organización Techo. Según el informe existen al menos 2.432 asentamientos en los 11 territorios relevados, donde viven cerca de 650 mil familias. Así, cerca de 3 millones de personas habita en estos tipos de conglomerados poblacionales en los que no tienen acceso a dos de los tres servicios públicos básicos (agua, luz y cloaca) y donde sus habitantes carecen de título de propiedad de las tierras.

En relación al acceso a los servicios básicos, el estudio detalla que en el 73% de los asentamientos informales, la mayoría de las familias no cuentan con acceso formal a la red de energía eléctrica, el 98% no cuenta con acceso regular a la red cloacal y en el 95% la mayoría de las familias no tiene acceso al agua corriente. Asimismo, en el 16% de los asentamientos informales la mayoría de las familias bebe agua de pozo y simultáneamente elimina sus excretas a través de un pozo ciego sin cámara séptica, lo cual genera un riesgo sanitario alto.

A esto se le suma que el 60% de los asentamientos se inunda cada vez que llueve y en el 40% no ingresa el camión de basura. Mientras que el 70% de los asentamientos tiene dentro de su barrio o a menos de 10 metros un factor de riesgo (23,3% ribera de arroyo, 16,2% camino de alto tráfico, 15,8% basural, 9,5% torres de alta tensión).

La provincia de Buenos Aires es el distrito en la que se concentra más de la mitad de estos tipos de asentamientos. En total fueron relevados 1.352 asentamientos informales en la mayor provincia del país en los que se encuentra el 61,1% de las familias del país que vive en estas condiciones.

Utilizando la media nacional de 4,6 miembros por cada familia, según el informe, se estima que son al menos 2.993.151 personas, indicó el informe.

A la vez, Techo busca dar indicios de las dinámicas territoriales entre los resultados obtenidos en el Relevamiento de Asentamientos Informales (RAI) 2013 y los resultados del 2016. Esto implica, detectar las mejoras y retrocesos en cuanto al acceso a la infraestructura urbana: la formalización del acceso a los servicios básicos; la extensión del alumbrado público; el asfaltado en las calles y la construcción de veredas; la mejora en el servicio de recolección de basura, entre otros.

Desde este enfoque, la situación empeoró entre 2013 y 2016. En el mismo territorio relevado en 2013, donde se encontraron 2.138 asentamientos y vivían aproximadamente 533 mil familias, en la actualidad se relevó una menor cantidad de asentamientos (2.062 en total), pero con un 11,5% más de familias viviendo en ellos (594.970 en total).

Un dato llamativo: la antigüedad promedio de los asentamientos informales del país es de 28 años.

Techo es una organización de la sociedad civil que busca superar la pobreza en asentamientos informales de América Latina, a través de la acción conjunta entre voluntarios y vecinos.