SOCIEDAD CRECEN LAS PISTAS CLANDESTINAS


La ruta aérea de la droga está más cerca de Buenos Aires

Por los anillos de seguridad en el noroeste argentino, las avionetas que salen de Paraguay comenzaron a descargar en Entre Ríos.

Tierra. Una aeronave con droga que fue hallada abandonada en una pista clandestina entrerriana.
Tierra. Una aeronave con droga que fue hallada abandonada en una pista clandestina entrerriana.
Foto:Cedoc Perfil
Una avioneta arroja bolsas a un campo de Puerto Yeruá, en la provincia de Entre Ríos. Caen cerca de 400 kilos de marihuana. Diez días antes, a 55 kilómetros de allí, otra aeronave es encontrada abandonada en medio de la nada con vestigios de estupefacientes. La práctica no es nueva, pero las autoridades entrerrianas alertan sobre un fenómeno que es cada vez más frecuente. Creen que podría estar vinculado a la decisión del gobierno nacional de aumentar los controles en la frontera noroeste del país, por lo que sospechan que los narcos cambiaron la ruta de entrega de la droga. “El tema del narcotráfico no tiene jurisdicciones ni fronteras, opera en los lugares que le permitan mejor desplazamiento”, dice el jefe de la División Toxicología de la Policía de Entre Ríos, Lucio Villalba.

La droga a Entre Ríos ingresa por tierra (las rutas más calientes son la 14, 12 y la 127), por agua (por el río Paraná y Uruguay) y por aire. “Cuando se hacen ajustes en los operativos para que sean más efectivos, como en la frontera norte, los narcos se transforman. Los vuelos no son algo nuevo, pero en este último tiempo se incrementaron: el 23 de julio una avioneta tiró bolsas en Puerto Yeruá; antes, el 11 de julio, cayó un avión en San Salvador con indicios de haber transportado marihuana y el mes anterior se había encontrado otra en Rosario. Lo mismo pasa por tierra, generalmente la Ruta 14 no se utilizaba para traficar cocaína y este año ya realizamos dos procedimientos en donde secuestramos esta sustancia. Además, en estos ocho meses se secuestraron cantidades de cocaína que no son normales para nuestra provincia”, cuenta a PERFIL el comisario Villalba. El año pasado se confiscaron siete kilos de cocaína y en lo que va del 2016, setenta.

“Entre Ríos no es productora, pero los estupefacientes llegan atravesando otras dos provincias y la frontera. El objetivo final de los narcotraficantes es llegar a las centros de mayor concentración de población como son Buenos Aires, Santa Fe, Rosario y Uruguay”, detalla Villalba.

Rutas marítimas. Para el periodista Daniel Enz, autor del libro Los hijos del narco, el mayor tráfico de droga se realiza por agua: “Hoy por hoy, el principal ingreso es el río. Los cargamentos de marihuana y cocaína bajan desde Paraguay y a través de Misiones y Corrientes llegan a Entre Ríos. Una parte va a Santa Fe y otra sigue su curso, transitando toda la zona costera del territorio entrerriano, para ingresar a la provincia, pero también continuar a Buenos Aires o al Uruguay. Los narcos tienen barcazas y están organizados con fuerte capacidad de fuego, en especial en zonas isleñas del departamento La Paz”.