SOCIEDAD

La sociedad del espectáculo

PERFIL COMPLETO

La relación entre la política y las apariencias es importantísima, porque la sociedad actual está muy orientada a la imagen y vivimos en una cultura del espectáculo. A lo largo de la historia, la política se alimentó de eso: para que la gente adhiriera a la ideología que los políticos necesitan legitimar, se necesita forzosamente de algo escenográfico como la moda.
Los líderes usan el vestir como herramienta política: Cristina Fernández de Kirchner recuperó la figura de Néstor a través del luto, por ejemplo. Y la vestimenta de Evo Morales está diseñada para la ideología: tratar de unir en una misma prenda –su traje negro, de alpaca, y sus colores– las divisiones de Bolivia, entre la población con más recursos y el pueblo aymara o quechua. En Evo y en Cristina vemos claramente cómo se cuela la política.
Las consignas políticas en las remeras también parten de esa base: la de la sociedad del espectáculo. A partir de esa uniformidad en imágenes, todo se ordena, y las consignas políticas también se alimentan de eso. ¿A los líderes les ayuda? Por supuesto. Se ve en los colores de Macri, por ejemplo. La necesidad del color para enfatizar las propuestas. Las prendas ayudan a enfatizar los discursos políticos y a legitimar ciertos modos de pensamiento. Se mezcla lo político aun en las campañas más caras, y hay consignas políticas en todo. Pero realmente lo importante ahora es transmitir situaciones, ideas, sentimientos, experiencias y ayudarse con las prendas, imágenes o eslóganes.

* Socióloga especializada en moda, diplomada en Antropología social.



Susana Saulquin