SOCIEDAD MASIVA MANIFESTACION


La ‘teteada’ llenó plazas del país de mujeres amamantando

Cientos se reunieron ayer en distintas ciudades en apoyo a la mamá reprendida por dos policías en San Isidro. Qué dicen los especialistas. 


Foto:Telam

La plazoleta del Mástil de San Isidro fue ayer escenario de la “teteada masiva” convocada vía redes sociales para rechazar el insólito accionar de dos policías locales, que hace dos semanas echaron a una joven madre que estaba amamantando a su bebé en ese mismo lugar, alegando que lo que hacía estaba “prohibido”. La convocatoria se replicó además en varios puntos del país, desde Tucumán, Córdoba y Santa Fe hasta Tierra del Fuego.
Por el mal momento que vivió Constanza Santos (22), quien contó que además de lo que pasó nadie le quiso tomar la denuncia después, desde el Ministerio de Seguridad bonaerense anunciaron que a partir del próximo mes todos los agentes municipales de la provincia asistirán a capacitaciones a cargo de Fundalam sobre la importancia y los beneficios de la lactancia materna.
“Toda la sociedad tiene que apoyar a una madre que está amamantando, porque lo que está haciendo es invertir en la salud de su hijo”, dice Paz Martín, una de las voceras de esa organización, que trabaja para promover la lactancia en todo el país.
El hecho se produjo a pocos días, además, de que se celebre en todo el mundo la semana mundial de la lactancia materna –del 1º al 7 de agosto–, considerada “clave para el desarrollo sostenible”, y con el foco puesto en informar e impulsar acciones que la promuevan.
Y si bien desde Fundalam creen que lo que ocurrió en San Isidro fue un hecho aislado, entienden que lo que esto genera es que se fortalezca el mensaje de que “la lactancia materna no es algo estrictamente de la madre, sino que es algo de lo que todos como sociedad deberíamos estar preocupados, para ofrecer las mejores condiciones para hacerlo, ya sea en la vía pública, el shopping, un supermercado o el lugar de trabajo”.  En ese contexto, trabajan sobre dos aspectos centrales: la presencia de puericultoras en los hospitales y la apertura de lactarios en los espacios de trabajo.
“Las puericultoras son las que acompañan a la mamá y asesoran en todo lo relacionado al amamantamiento, su rol en fundamental en la lactancia y en la crianza”, explican. Y agregan que “la mayoría de las madres trabajan, por eso es fundamental que haya lactarios; se necesitan espacios adaptados a las condiciones de intimidad e higiene que una mujer necesita”, explican. En los últimos años, trabajaron en la apertura conjunta de cuarenta espacios en empresas privadas y organismos públicos tanto de la provincia como de la Ciudad de Buenos Aires, y ahora trabajan en la apertura de veinte más.

Incómodos. Desde la Liga de la Leche, en tanto, dieron a conocer esta semana los resultados de una encuesta nacional del año pasado, donde resultó que tres de cada cuatro personas cree que se debe amamantar en privado. “Todos tenemos un tema con el cuerpo de la mujer. No nos molestan imágenes casi pornográficas que hay en la vía pública, pero nos choca la mamá que amamanta a su hijo en la calle”, dice Florencia Basaldúa (39), voluntaria de la organización que trabaja con grupos de apoyo a mujeres que se acercan en busca de contención.
“Con el boom de la fórmula en los años 50 la lactancia estuvo a punto de morir, y muchas de las que hoy somos madres ni siquiera fuimos amamantadas. Por eso es tan importante que nos formemos y acompañemos, porque muchas personas desconocen los beneficios de la lactancia materna y los  riesgos de la leche artificial”, explica.
En esa línea, Fernando Zingman, especialista en salud de Unicef, también se pregunta por qué a nadie le llama la atención la naturalidad con que se toma a veces lo artificial en la alimentación para los bebés, que sólo debería ser indicada cuando es necesario. “Lo inestimable es que cada bebé pueda recibir leche materna, que las mujeres puedan amamantar libremente y que desde el Estado se promueva la lactancia; reconociendo que hay cuestiones que hacen que a veces sea más difícil, pero remarcando que siempre es la mejor opción”, sostiene. Y analizando lo sucedido en San Isidro, asegura que “esas cosas anacrónicas dan cuenta de que aún hay trabas y prejuicios en la sociedad que uno piensa que estaban superados, por eso la importancia de campañas sostenidas”.

Las que eligen no dar
En una entrevista con la revista Paco, Florencia Kirchner confesó que no le daba la teta a su beba Helena. “Me parece bien que se promueva la lactancia, es cierto que es buenísima para el crecimiento del bebé. Pero afirmar que dar la teta es lo mejor de vos es sentenciar a las mujeres. Con esos mensajes no se promueve ni se informa, se sentencia”, sostuvo, y se escudó en que no se habla del dolor de los pechos, las mastitis, los bebés que la rechazan, o la extrema dependencia que puede generar. Es el famoso lado B de la maternidad, que muchas mamás promueven en blogs o foros donde debaten sobre una maternidad alejada del color rosa con la que casi siempre se la conoce. En ese contexto, además, varios especialistas recomiendan no culpabilizar a las mujeres que deciden no hacerlo, y dicen que si bien la leche materna es beneficiosa no es irremplazable



Redacción de Perfil.com