SOCIEDAD UNA TENDENCIA QUE CRECE


Las familias diversas ganan espacio en los dibujitos ‘gay-friendly’

Las principales cadenas infantiles tienen series que muestran chicos con dos mamás, o dos papás. En éxitos como Buscando a Dory y Frozen también aparecen casos.

PERFIL COMPLETO

Los Simpson - Fox
Los Simpson - Fox
Foto:Capturas de tv
“¡Hola, señor y señor McBride!”, aúlla Lincoln Loud mientras recibe en su casa a su mejor amigo, el pequeño Clyde McBride, que llega con sus dos papás al primer pijama party de sus vidas. “¡Crecen tan rápido!”, se emociona Horace, mientras Howard lo consuela abrazándolo. Los Sres. McBride, que aparecen en la pantalla de Nickelodeon desde mayo de este año, son un ejemplo de cómo los dibujitos animados buscan acercar cada vez más las temáticas de diversidad sexual a la pantalla infantil.
 
Los casos se multiplican y construyen un universo cada vez más inclusivo en el que hay caballitos trans, chicos con dos papás o dos mamás y princesas que ya no precisan un príncipe azul.

Disney Channel fue la primera cadena que, en 2014, presentó a Susan y Cheryl, la primera pareja homoparental, en el último capítulo de la serie Good Luck Charlie. La aparición de las dos mamás de Tracy –una amiguita de la protagonista– revolucionó la pantalla y, en sólo dos años, surgieron muchas más historias inclusivas.

“Los productos culturales diseñados para la infancia son un reflejo del ‘deber ser’ social que explica al niño el universo que lo rodea, qué es lo correcto y qué lo incorrecto. Así, legitima un orden moral que está ligado a las circunstancias sociales. No es casual que se estrenen en el momento de mayor avance de derechos para la comunidad trans y homosexual de la historia”, explica la socióloga Julieta Caride.

En alza. Así, existen personajes como Donnie, un caballito con un cuerno falso adosado en la frente que desea ser un unicornio. “Puedo no tener un cuerno, pero sí tengo un corazón, y en ese corazón ¡sé que soy un hermoso unicornio!”, le confiesa a Burbuja, una de las tres niñas de Las Chicas Superpoderosas, de Cartoon Network. “Implicar que uno nace en un cuerpo equivocado es una metáfora de temas de género”, asegura Caride.

Son varias las series que presentan parejas homosexuales, como Clarence, de Cartoon Network, que puso al aire el primer beso entre dos personajes varones el año pasado. Gravity Falls, de Disney XD, tiene declaraciones de amor entre el sheriff y el alguacil en pleno patrullero.

Smithers, el secretario del señor Burns en Los Simpson, también salió del clóset y le pidió a Homero que lo ayudara a buscar novio.

Estas historias también comienzan a verse en la pantalla grande con películas como Frozen, la primera producción de Disney sin príncipe azul. Además de incluir a un personaje abiertamente gay (Oaken, dueño del sauna en el que Ana –una de las protagonistas– se resguarda del frío), el estreno de la película se acompañó con el hashtag #DenleUnaNoviaAElsa, que inundó la web con la petición de que la protagonista fuera lesbiana para la segunda entrega de la saga. También en el trailer de la película Buscando a Dory, Pixar suma a un pareja de mamás que empujan el cochecito de su hija.

PolОmica. “En el curso de mi hija mayor hay una pareja de mamás; para Sofía es un hecho que existen parejas homosexuales, y que los dibujitos se ajusten al mundo que ella conoce es maravilloso, además de necesario para formar una sociedad más abierta desde sus cimientos”, explica Paula Brisco, mamá de dos chicos de 6 y 8 años.
Aunque muchos celebran la visibilización de estas temáticas, también están quienes la cuestionan. “La infancia no tiene nada que ver con el comportamiento sexual: no son contenidos aptos para niños y ya tendrán tiempo de tomar sus propias decisiones, sin ser influenciados por los medios”, explica Catalina Müller, madre de José, de 2 años.
Más allá de la polémica, crecen los contenidos infantiles que plantean la diversidad sexual, incluso en el país (ver aparte). “Visibilizar la diversidad sexual se trata de romper con los estereotipos de cómo debemos ser. Presentar estos contenidos, que ya existen en la realidad del niño, es abrir la pantalla hacia una sensibilidad que nos permita ser más inclusivos”, explica Karina Wroblewski, la directora general de PakaPaka.