SOCIEDAD POLEMICA EN FACEBOOK, INSTAGRAM Y TWITTER


Las imágenes de la intimidad familiar que más incomodan a las redes sociales

Cada vez se comparten más fotos de madres amamantando a sus hijos, del parto o del momento del baño. Por qué son censuradas.


Foto:Cedoc

La semana pasada, los medios se hicieron eco de la foto de un padre norteamericano con su pequeño hijo enfermo en la ducha, intentando que le baje la fiebre, y cuya madre fotógrafa había compartido en Facebook. Ante el reporte de otros usuarios que consideraron la foto “ofensiva”, la red social la dio de baja. “Para los demás, había cruzado una línea. Era demasiado íntimo. No debe ser compartida públicamente”, analizó la mujer, luego de volver a subir la foto una y otra vez.

La imagen volvió a poner el foco en dos cuestiones: por un lado, el fin de la intimidad que promueven las redes sociales, donde las personas comparten sus vidas con miles de desconocidos (una pareja  hasta compartió el nacimiento de su hijo por Facebook Live); y por el otro, las restricciones que las propias plataformas ponen sobre las fotos que muestran momentos de intimidad. Al aplicar la misma normativa para todos (que prohíbe desnudos o imágenes ofensivas para otros), terminan censurando fotos como la del padre con su hijo, o las de madres amamantando a sus bebés.

A nivel local, la actriz Florencia Raggi se indignó cuando Instagram le dio de baja una foto donde se la veía con su hija recién nacida acostada sobre ella, en la que se le veía un pecho. “De tenaz comparto de nuevo mi foto más preciada (ahora con una pastilla Tic-Tac para que no sea censurada)”, posteó entonces en su cuenta.
La periodista María Julia Oliván también fue censurada por Twitter, cuando publicó en su cuenta  una foto amamantando a su bebé, por ser contenido “abusivo y ofensivo”. “Me parece increíble porque hay permisividad para otras imágenes que sí pueden resultar abusivas; y en el caso de las mamás me parece sexista porque hasta en una campaña de cáncer de mama tuvieron que usar la imagen de un hombre para que no se diera de baja. En esos casos habría que hacer algo para que no sean restringidas”, dice Oliván.

Fin de lo privado. En ese contexto, el que compartamos cada vez más momentos íntimos de nuestras vidas tiene que ver con que estamos en la era de la “extimidad”, como dice Mariano Feuer, especialista en redes sociales y director de EsViral. “Nos gusta mostrar lo que antes no mostrábamos, y nos gusta recibir estímulos; y cuanto más publicás más estímulos recibís”, dice. Y frente a la censura, analiza que la normativa de Facebook dice que desnudos no, y para los norteamericanos un pezón es un desnudo. Las armas en cambio son permitidas, por eso podemos ver fotos de gente con armas pero no de mujeres amamantando. Desde la empresa sostienen que frente a la cantidad de contenidos reportados “nuestro equipo puede cometer errores, a pesar de nuestro permanente esfuerzo por mejorar el proceso. En tales casos, pedimos disculpas”.

Con humor, una mujer a la que le reportaron una foto amamantando la volvió a subir tapando a su bebé con la foto de una modelo de Victoria Secret semidesnuda: “Seguro que esto no lo van a denunciar, porque es el tipo de foto que se puede ver en cualquier centro comercial a tamaño gigante por fuera de los negocios”,  posteó en su perfil.



Josefina Hagelstrom