SOCIEDAD CONSTRUCCIONES EN LA MIRA

Las obras antiinundación del DOT son precarias

Vecinos y expertos aseguran que lo que se hizo para evitar anegamientos no fue suficiente. También señalan que los trabajos en Tecnópolis afectaron al Barrio Mitre.

“Esta es la segunda inundación en cuatro meses. En diciembre había perdido algunas cosas, y ahora, que estaba empezando a repuntar, el agua se llevó todo”, se lamenta Norma Domínguez que vive en una casa en el Barrio Mitre, una de las zonas más castigadas de la Ciudad. Allí, el temporal se llevó la vida de dos personas, y los que quedaron sospechan cada vez más que las inclemencias del tiempo no fueron las únicas responsables. Los vecinos conocen las explicaciones de memoria: están en un pozo, por lo menos dos metros bajo el nivel del mar, “una palangana” donde el agua se acumula. Pero en los últimos cuatro años dos factores podrían haber empeorado la situación: la construcción del megashopping DOT y la apertura de la feria Tecnópolis en Villa Martelli, Vicente López.
La sospecha sobre el centro comercial, propiedad de la empresa IRSA, viene casi desde su inauguración en mayo de 2009, pero se incrementó luego de la inundación de diciembre del año pasado. Los vecinos filmaron el agua subiendo como si fuera un géiser desde una boca de tormenta por donde desagotaban. Según confirmaron a PERFIL fuentes del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, esa boca no estaba catastrada, por lo que era “completamente irregular”. La Cámara en lo Contencioso, Administrativo y Tributario convocó una conciliación a fin del año pasado de la que participaron los vecinos, autoridades del DOT y el Gobierno porteño. Resolvieron que se tapara ese desagote, y que debían crear un contenedor con capacidad para 3.500 metros cúbicos para acumular el agua del desagote que está en el estacionamiento al aire libre.
PERFIL pudo corroborar que la “pileta” fue levantada con bolsas de arena, y que no tenía más de 80 centímetros de profundidad. “La vereda por donde pasan los caños, al lado del desagote tapado, no aguantó la presión y se levantó”, indicó el comunero Basilio Sioutis (Proyecto Sur).
Desde el IRSA sostienen que se construyó un desagüe exclusivo hacia el arroyo Medrano, lo que evitaría que el agua vaya al Barrio Mitre. “No tenemos bombas de achique ni compuertas, el barrio se inunda porque está en una depresión, y no da abasto el arroyo. Con la cantidad de lluvia que hubo, ninguna obra alcanza”, indicaron. La propia Presidenta prometió por cadena nacional que se reuniría con la empresa, que tiene buenos vínculos tanto con el Gobierno porteño como con el nacional (se especula con que sería una de las principales beneficiarias del Polo Audiovisual), responsabilizándolos por los problemas . Pero muchos vecinos apuntan también en otra dirección. La construcción de Tecnópolis cubrió de cemento varias hectáreas de espacios verdes, y se entubaron 800 metros de la parte del Medrano que pertenece a la Provincia. Según indicó la Unidad Bicentenario de la Presidencia, la obra tiene una capacidad de “120 mm/s”, bastante mayor que la parte que está en la capital.
“Se tapó una zona que era verde, y en un campo sólo el 25% de la lluvia llega al destino final, en este caso, el arroyo, y lo hace mucho más lentamente. Además, las obras se deben comenzar aguas abajo, en este caso se hicieron aguas arriba, lo que genera que el agua no pueda ingresar y se desborde”, explicó el ingeniero hidráulico Juan Carlos Delorenzo, ex subsecretario de Planeamiento del Ministerio de Obras públicas bonaerense.
Gustavo Desplats, vicepresidente de Red Verde Ciudadana, concuerda: “Antes, cuando llovía, las treinta manzanas donde ahora está Tecnópolis se inundaban completamente, ahora el agua va a presión al caño de la ciudad”.



Gustavo Ajzenman / Claudio Corsalini