SOCIEDAD SUBMARINO ARA SAN JUAN

Las reacciones de los familiares de los tripulantes por el fin del operativo de rescate

"Nos mintieron y manipularon todo el tiempo", resumió uno de los parientes. En medio del dolor y la confusión, algunos de los integrantes de las familias de los 44 tripulantes criticaron la manera en la que la Armada manejó la noticia. Algunos destacaron que "aún tienen esperanzas".

Familiares de los tripulantes del Ara San Juan.
Familiares de los tripulantes del Ara San Juan. Foto:AP Photo/Esteban Felix

"Sigue la búsqueda, pero no hay más rescate". Así resumió el vocero de la Armada, Enrique Balbi, en la comunicación que dio esta tarde, en la que anunció que se suspendía el operativo SAR (Search And Rescue, por sus siglas en inglés); es decir, la búsqueda de los 44 tripulantes del ARA San Juan, y que "no habrá salvamento de personas".

Ni bien terminó el parte oficial, los familiares de los 44 tripulantes que aún permanecían en la Base Naval de Mar del Plata comenzaron a retirarse de allí, en medio de escenas de dolor. 

Tras conocerse la noticia, las reacciones fueron diversas: Jorge Villarreal, padre de Fernando Villarreal, jefe de operaciones del submarino, afirmó: "sostenemos la fe en que aún tengan acceso para encontrarlos". En cambio, para Luis Tagliapietra -padre del teniente de corbeta Alejandro Damián Tagliapietra-, uno de los impulsores de la querella que los familiares quieren interponer al Estado argentino, "(la Armada) nos mintió todo el tiempo, desde el día uno: tenemos todas las variables de esa mentira, de ese ocultamiento, desde el mismo momento en que no nos dijeron que había habido una última comunicación (el miércoles 15)", declaró a distintos canales de televisión, visiblemente quebrado. 

Lo mismo argumentó Alberto Espinoza, padre del cabo principal Franco Javier Espinoza: "Nos mintieron y ahora salen con otra cosa", dijo a PERFIL. "Estamos un poco confundidos, es muy difícil toda esta situación. Nos hicieron ir hoy a las 12 a la Base y después lo pasaron para las 16, pero me tuve que volver al hotel y no pude presenciar la lectura del comunicado. Lo estoy mirando por TV", y afirmó que está "evaluando sumarme a la querella" de los familiares. 

Por su parte, Villarreal coincidió en que la forma en la que la Armada manejó la comunicación con los familiares fue "cruenta": "Nosotros no nos enceguecemos, los escuchamos, pero la forma es cruenta", sostuvo.  

"Este fue un parte muy distinto al de ayer. Ayer nos dijeron: ‘Vamos a seguir hasta las últimas consecuencias, queremos encontrar al submarino y recuparer a nuestros marinos. Tengan confianza que nosotros vamos a buscar hasta las ultiams consecuencias’. Y hoy nos dicen que cambio todo. Que no va a haber rescate. Ahora se van a buscar el submarino. A nosotros no nos deja esperanza y una incertidumbre peor", se lamentó Espinoza. "Si ya no hay posibilidades de encontrarlo con vida. Nosotros los queremos igual, para despedirlos como corresponde", concluyó.

"Una agonía vivir así", resumió Jesica Gopar, la esposa del tripulante Fernando Santilli, para graficar la incertidumbre y el aturdimiento que produjo el comunicado oficial entre los familiares.