SOCIEDAD

Le roban el auto y, al ver que era policía, lo prenden fuego

Delincuentes interceptaron al suboficial Fernando Varela en su Ford Escort. Le quemaron la cara y el brazo y escaparon.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Un suboficial de la Policía bonaerense fue asaltado en la localidad de San Francisco Solano por al menos dos delincuentes armados que le robaron el auto y, tras un forcejeo, lo rociaron con combustible y lo prendieron fuego.
El subteniente Fernando Varela, quien presta servicios en la División Caballería de Avellaneda, permanecía internado hasta ayer en una sala de cuidados intermedios del Instituto del Quemado, de Capital Federal, con quemaduras en un antebrazo y en la cara.
Todo comenzó cerca de la 1 de ayer, cuando el efectivo, de 30 años, se hallaba de franco de servicio y vestido con ropas de civil  se dirigía a visitar a unos amigos, también policías, a bordo de un Ford Escort modelo 1997.
Al llegar al cruce de las calles 850 y 883, en esa localidad del partido bonaerense de Quilmes, en el sur del Gran Buenos Aires, el hombre fue sorprendido por al menos dos delincuentes, que se bajaron de una moto y lo amenazaron con armas.
“La propia víctima contó a los investigadores que los delincuentes que se movilizaban en la moto eran tres, pero dos de ellos son los que se bajaron y le apuntaron con un arma”, dijo un jefe policial.
En ese momento, los asaltantes hicieron bajar del auto a Varela y lo hicieron pasar al asiento trasero, tras lo cual comenzaron a amenazarlo y exigirle la entrega de dinero.
Si bien el policía no se resistió, se produjo un forcejeo cuando Varela les entregó un bolso que llevaba dentro del baúl con algo de ropa y su billetera. En ese momento, los ladrones descubrieron que la persona que estaban asaltando era miembro de la Policía.
En esas circunstancias, uno de los ladrones le arrojó un líquido combustible y lo prendió fuego con un encendedor, tras lo cual lo arrojaron del auto y huyeron a toda velocidad.
“No llegó a identificarse, simplemente forcejeó con uno de los asaltantes”, dijo un jefe policial que participa de la pesquisa, quien aclaró que “el otro delincuente le tiró aparentemente alcohol que llevaba en una botellita y lo prendió fuego”.
Los delincuentes huyeron en el auto del policía y el hombre fue auxiliado por vecinos que apagaron las llamas.
Aunque estaba herido, Varela pudo llamar a su amigo policía al que planeaba visitar. Su compañero llegó pocos minutos después y lo trasladó al hospital de San Francisco Solano, donde lo atendieron de urgencia.
Según las fuentes policiales, el hombre sufrió algunas quemaduras en el brazo derecho y en el rostro, pero su estado no revestía gravedad.
De todas maneras, las autoridades del hospital de San Francisco Solano decidieron derivarlo al Instituto del Quemado, en el barrio porteño de Caballito, donde quedó internado en una sala de cuidados intermedios.

Búsqueda. Investigadores de la Distrital de Quilmes trabajaban ahora en la búsqueda de los asaltantes y del auto robado. Para eso, rastreaban cámaras de seguridad municipales que pudieran haber captado la fuga de los asaltantes. La causa por “robo y tentativa de homicidio” quedó en manos de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Quilmes, a cargo del fiscal Sebastián Videla



Maria Iribarne