SOCIEDAD TRAGEDIA EN TUCUMáN

Los amigos de la joven que murió al caer de un parapente convocan a una marcha para pedir Justicia

A una semana del hecho, piden que la Fiscalía llame a declarar a pilotos y testigos. El instructor de vuelo admitió que pudo haber un "error humano".

La parapentista fallecida tras un accidente volando el Tucumán.
La parapentista fallecida tras un accidente volando el Tucumán. Foto:CEDOC

A una semana del trágico hecho, los amigos de Natalia Vargas (28), la médica tucumana que falleció al caer al vacío de un parapente, exigen que la Justicia avance en determinar qué ocurrió, y convocan a una marcha para este viernes. "El viernes 5 de enero a las 20, nos reuniremos frente al Ente de Turismo para pedir #JusticiaparaNati. Queremos que la Justicia accione de manera eficaz con respecto al caso y a las regulaciones del deporte para que no ocurra un accidente nunca más", escribieron en el grupo de Facebook "Justicia por Nati". 

Fueron ellos quienes la acompañaron ese trágico día, y quienes corrieron a pedir ayuda a una comisaría al ver que su amiga se había caído. Dicen que el lugar no tenía preparado un protocolo para actuar ante una emergencia así, y que todos quedaron "paralizados". Fueron ellos también quienes aportaron las imágenes de video donde se ve el momento del despegue de Natalia, donde tendría elementos desprendidos.

“A una semana sigue todo igual, como si no hubiera pasado nada. La Fiscalía no llamó a nadie a declarar, ni a testigos, ni a los encargados del lugar, ni al instructor de vuelo. Tampoco aparece la cámara de video que iba sujeta a la silla, que es algo clave”, dice a Perfil.com una de las amigas que estuvo ese día en el Cerro San Javier. "Natalia era una persona maravillosa, muy querida por todos. Nos había pedido que la acompañáramos, porque era una sorpresa para su amiga alemana. Así que éramos un grupo grande. Nosotros siempre descartamos la versión de un ataque de pánico y que se había soltado, ella no era una persona así”, agrega.

El jueves, los padres de la joven se reunieron con el instructor de vuelo Ariel Zalazar, que en una entrevista con La Gaceta de Tucumán admitió la posibilidad de un "error humano" de su parte. “Estábamos volando y en un momento ella se da cuenta que no estaba enganchada y comenzó a desesperarse. Yo intenté tranquilizarla, porque pensaba que estaba mal sentada. Cuando traté de ayudarla me di cuenta que no estaba enganchada. Atiné a agarrarla lo que más pude, pero cayó. Lo que quiero aclarar es que esto no sucedió porque ella haya tenido un ataque de pánico, sino que tuvo mucho miedo y se desesperó cuando vio que no estaba enganchada”, dijo.

Por eso, Juan José Vargas, padre de Natalia, espera que lo llamen a declarar lo antes posible, aunque también pide que declare el responsable de la empresa Loma Bola, por no garantizar las condiciones de seguridad. La causa está caratulada como homicidio culposo; y se esperan los resultados del rastrillaje en la zona de la tragedia, y del peritaje sobre el parapente.

Natalia vivía en Alemania, estudiaba medicina y trabajaba en un laboratorio. Había viajado a Tucumán a para pasar las fiestas con su familia, acompañada de una amiga alemana, con quien se tiró en parapente, y que el jueves se fue del país pidiendo justicia por su amiga.