SOCIEDAD

Los mejores chimentos políticos y de sociedad

Los extranjeros: los mejores RR.PP. del balneario esteño. Aunque Punta del Este en verano ha sido tradicionalmente una prolongación de “suelo nacional” desde que miles de argentinos comenzaron a instalarse allí y a lo largo de casi cinco décadas fueron conquistando el balneario y prolongando su extensión cada vez más al Norte, han sido siempre extranjeros los que la ubicaron en el contexto internacional. Si bien el Festival de Cine Internacional fue una vidriera al exterior mientras duró, es a Rodrigo D’Arenberg –y sus fiestas temáticas– a quien se le debe la llegada de personajes que ayudaban a que el balneario comience a estar en boca de algunas celebridades del jet set en épocas donde no había siquiera fax ni pululaban las cámaras en los teléfonos celulares. Dewi Sukarno, Sydney Rome y Mariel Hemmingway fueron algunos de los “invitados importados”. La opulencia y exageración de los años 90 tuvo como protagonista indiscutido al brasileño Gilberto Scarpa, quien el 19 de enero de 1996 vivió su apogeo con la fiesta más imponente que todos los habitués esteños recuerden: un palacio de cristal montado en el jardín de su casa con Gina Lollobrigida y Catherine Deneuve como invitadas extranjeras ubicó al balneario en los medios extranjeros. Luego, fue anfitrión de Antonio Banderas y Melanie Griffith, quien allí festejó un cumpleaños íntimo que también potenció la imagen de Punta del Este.

La posta la tomó Giuseppe Cipriani, quien hizo de su casa un enclave de invitados del jet set internacional aunque fuera Naomi Campbell “el personaje” más mediático. Esta vez, más allá de que haya sido un hecho delictivo el que atrajo la mirada de los medios internacionales sobre el balneario uruguayo, es una italiana quien, sin proponérselo, revalidó su “título” de relacionista pública: Paula Marzotto. Las imágenes de Lapo Elkann y Goga recorrieron todos los medios del corazón de Europa, y con extendida difusión. Esta empresaria italiana se enamoró de Uruguay hace más de una década y construyó una estupenda mansión en la zona de las chacras; lo mismo hizo su madre, Marta, quien también tiene otra maravillosa propiedad. Hace dos veranos, Paula tuvo alojado a otro visitante cuya estadía en Punta del Este tuvo un rebote internacional que ni una agencia de publicidad hubiera logrado: Pierre Casiraghi, uno de los hijos de Carolina de Mónaco. El joven es su yerno, está en pareja con Beatrice Borromeo, la única hija mujer de Paula. Esta semana, ante un cierre anticipado de la temporada, la casa de Paula volvió a reunir a algunos de los “que quedan” en una cena de agasajo a Marina Cicogna Volpi, una mujer de la alta sociedad italiana –condesa de las de verdad– que ha sido amiga de Jackie Kennedy, Elizabeth Taylor, los Agnelli, Greta Garbo, Aristóteles Onassis y Montgomey Clift, entre otros. Y como ella misma ha contado en algún reportaje, ha estado íntimamente con Alain Delon y en pareja por 21 años con la actriz Florinda Bolkan. A muchos de ellos los ha fotografiado y se han realizado exposiciones para recaudar fondos. Mujer de espíritu joven y mente muy de avanzada, pasa unos días en Punta del Este. Esta socialite internacional, mote que no le gusta para nada, ya ha estado otras veces de visita en el balneario como también en Buenos Aires, en especial por la Patagonia y casi siempre con una cámara en mano. Habrá que esperar si de estos viajes por el sur prepara alguna exposición. Por el momento, la que sí se exhibe en Italia es la de su último viaje a la India. Entre los invitados a la cena estaba también Fernando Sulichín, el productor argentino que posibilitó el nexo entre Oliver Stone y los Kirchner para el documental que hiciera el cineasta norteamericano sobre los presidentes latinoamericanos. Como varios argentinos, él se va de Punta del Este el míercoles, pero no a Buenos Aires sino a París, donde vive.

Turistas VIP. Otra extranjera que estuvo de visita este verano en Punta del Este fue la fotógrafa Rose Hartamnn. De cabello corto blanco y baja estatura, tuvo un expo de sus trabajos en Selenza, el proyecto inmobiliario de los Gravier en Manantiales, y en los días que recorrió el balneario posaron para ella personajes que integrarán un próximo artículo en Vanity Fair. También con bajo perfil y alojados en el Fasano, veranearon Francesca Versace, sobrina de Donatella, y Riccardo Tisci, el diseñador italiano que es director creativo de Givenchy.

Echale la culpa a... Pasaron veinte días de que el primer gran robo de esta temporada 2013 en Punta del Este pusiera en primer plano a Lapo Elkann y a Goga Ashkenazi y los hiciera conocidos en estas costas. Con la discreción con la que manejaron la situación, pasaron en el balneario uruguayo los días siguientes y de igual manera se fueron. Pero donde no parecen haberse manejado así ha sido en el aeropuerto de Barajas ya que, según se apuntó en la edición de internet del diario Corriere della Sera, ambos tuvieron una fuerte discusión. Y ése parece haber sido el preludio de la ruptura de una relación, según publicó el matutino La Repubblica apenas llegaron a Milán: Lady Goga se alojó sin Lapo en el hotel Armani; él viajó a Turín. La presencia de ellos en la fiesta de Fiat, que el domingo 13 cerró la escueta temporada esteña, hubiera sido diferente de haber contado con, además de Cristiano Rattazzi, el nieto del famoso Gianni Agnelli. Le habrían dado al evento, con menos concurrencia que otrora, un interés mayor o un temario más glomoroso a los comentarios que, esta vez, circularon sobre nombres y situaciones tan poco rendidoras como la temporada.

Sibarita en MDQ. La ceremonia de la Fragata, se sabe, fue organizada por Javier Grosman, director de la llamada Unidad Bicentenario, de la que partieron los festejos por los 200 años de la Revolución de Mayo y Tecnópolis. Lo que no se sabe es que Grosman, considerado uno de los puntales del relato kirchnerista, pasó varios días en Mar del Plata organizando el evento. Se ve que conoce muy bien esa ciudad y que gusta del mundo sibarita, ya que se lo detectó cenando frugalmente en Amigos del Mar, un reducto de comida japonesa alejadísimo del habitual circuito turístico.

¿Dónde esta Wally? A pesar del paso de los días, la recepción de la fragata Libertad en Mar del Plata todavía sigue dando mucha tela para cortar, al menos en cuanto al anecdotario que dejó. Así, por ejemplo, trascendió que el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se hizo presente en el acto de bienvenida Pero en vista del funcionamiento del aparato kirchnerista y del rumbo que tomó la ceremonia, eligió un perfil tan bajo –a pesar de su extendida humanidad–que casi no se lo vio en ninguna foto. Con esa misma intención es que, a los treinta segundos de terminado el discurso presidencial, el salteño se escabulló del escenario y partió presuroso hacia su provincia. ¿Habrá premio para el que encuentre una imagen de Urtubey en el espectáculo de la Fragata?

Tribunales playeros. De una carpa judicial en Cariló se escucharon por estos días algunos apuntes sabrosos de ese mundillo aún en plena feria. Uno de ellos fue la llamativa prestancia con la que dos jueces marplatenses habilitaron una suerte de jurisdicción paralela para que Clarín pueda interponer cautelares allí en su disputa con el Gobierno por la Ley de Medios, siendo que el fiscal se había opuesto a la competencia. Pero un poco más alejado de las guerras políticas y entrando de lleno en la ineficiencia del sistema, se mencionaron dos curiosidades. Una, la decisión de la Cámara del Crimen de confirmar el procesamiento de un acusado de robar un billete de un dólar del interior de un automóvil mediante la rotura de su ventanilla. El otro, la denuncia penal del Gobierno de la Ciudad contra una persona que no devolvió una de las bicicletas amarillas que presta en los stands ubicados en distintos puntos de Buenos Aires. Bajo la figura de defraudación a la administración pública, el robo de la bicicleta puede llevar a prisión al denunciado.

Estrategia. Los cambios en materia de comunicación del Gobierno no se limitan al manejo de la red social Twitter. Desde hace algunas semanas, una nueva estrategia que consiste en confirmar, pero con sutiles modificaciones, algunas notas o denuncias, ha tenido relativo éxito. Con una respuesta, vía comunicado oficial, se cerraron rápidamente temas controversiales como el del alquiler del avión para la gira presidencial o el del hotel de lujo en Abu Dhabi. Sí se alquiló el avión a una empresa inglesa, pero no salió un millón de dólares, solamente $ 880 mil; y se aclaró que el alojamiento en el emirato corría por cuenta de los anfitriones. Al parecer, los consultores en comunicación detectaron un cambio negativo en las posiciones en las audiencias, cuando se generan controversias con temas como éstos, además del fastidio que genera su mantenimiento en el tiempo. Por eso, alguien parece haber sugerido al Gobierno, finalmente, cambiar su rotunda negativa a reconocer críticas. Por ahora cambió el “No” o el silencio, por el “Sí, pero...”.

Prueba piloto. “Si no hay re-re, hay Fernando 2015”, es la explicación que dan los dirigentes ultra K de la Ciudad a sus fieles y pocos seguidores. No terminaron de digerir la votación de varias leyes en la Legislatura, fruto del pacto entre el Gobierno nacional y el de la Ciudad, y ahora confirman sus sospechas. La elección de Mauricio Macri como blanco permanente de todas las críticas, según sostienen, se debe a que antes de elegir un sucesor dentro del peronismo, lo ideal es elegir al opositor perfecto. El que habilitará con sus desaguisados en el Gobierno a partir de 2015 el regreso al poder. Repitiendo, como en el ‘99, la misma estrategia del gobierno de Carlos Menem con Fernando de la Rúa, en contra de las posibilidades de Eduardo Duhalde. Pero en lo que no se detienen –para evitar la desesperación entre sus filas– es explicar cómo terminó la historia para el menemismo de la Ciudad. Finalmente, en las elecciones para jefe de Gobierno, la lista de Raúl Granillo Ocampo no logró superar el 2% de los votos y, para su desgracia, tampoco volvieron al poder.

Así es la cosa... Al principio, sorprendió el cambio de actitud. Pero la sorpresa no duró mucho. Al parecer, un importante ministro del Gobierno nacional, que no viaja en avión y sí lo quiere hacer en tren, pasó de tener una posición de aliado a crítico de Daniel Scioli. Las primeras especulaciones apuntaban a las aspiraciones políticas que tiene el ministro para ocupar un lugar en la lista oficialista para 2013. Pero con el correr de las horas, la revelación del origen de las críticas echó por tierra con las especulaciones. La sobreactuación se debió al fastidio que generaron en lo más alto del poder central una serie de comunicaciones entre los dos protagonistas.Esta vez no es la economía... ¡Es el teléfono, estúpido!

Ruptura. No padece de complejo de Electra, pero seguramente ahora Cora Reutemann estará más tiempo junto a su padre ya que se separó de Fernando Diez, quien fuera también asesor de su suegro en el Senado.



Ernesto Ise.