SOCIEDAD

Los mejores chimentos políticos y de sociedad

Matías Garfunkel y su “honestidad brutal” expresada en Twitter. “Bueno... por hoy es suficiente!!!! les presento a MG que de ahora en más se va a encargar de darles un pimentero completo!!!! Eso sí, preparen la ensalada porque algunos se van a atragantar”. Así, Victoria Vanucci dio el ingreso en su cuenta oficial de Twitter a su marido Matías Garfunkel (MG) quien, verborrágico, descargó su “pimienta” sobre dos personas que él parece conocer mucho: uno trabajó para él en sus inicios como personaje mediático; el segundo, un empresario de alto perfil. En una caterva de tuits, primero dio pistas de los involucrados, después sus iniciales. Y sobre ellos descargó su verba con frases como: “Al delivery boy le gusta dar una mordida de la comida que entrega... No le gusta la propina, le gusta la mitad de la comida”; “es alguien que tiene una abultada cuenta en Merrill Lynch”; y “muchas veces por más judío que sea se cree ‘superbudista’”. Sobre el segundo, al que apodó “el Tiburón” lo acusó de que “le gusta quedarse con dinero ajeno” y que será quien “se las va a mandar a guardar uno por uno, y a todos juntos”. Pero después de dos semanas de exceso verbal, Garfunkel entró en abstinencia tuitera.

Por esa yegua... A Daniel Scioli lograron quitarle el sueño. Esta vez, no tuvieron nada que ver las críticas que suelen lanzarle los kirchneristas, ni algunos comentarios negativos de sus gobernados, molestos por el aumento de las cargas impositivas. La protagonista de su desvelo fue Martina Naranja. El gobernador soportó hasta las dos de la mañana el relincho de la yegua que le regaló el matarife Alberto Samid, hasta que decidió levantarse. Sucedía que la queja del equino era tan fuerte que el ruido cruzaba la calle que separa la cancha de Villa La Ñata de su casa, espacio donde le armaron un pequeño establo. El cuidador alcanzó a decirle que el motivo del relincho podía ser el dolor de un diente, por lo que Scioli ordenó encontrar un veterinario cerca mientras él y sus colaboradores asistían a Martina. Todos volvieron a dormir después de que el médico le quitara la muela y así calmara a la yegua.

Corbatas coloradas. Todos los varones de la familia vistieron corbatas rojas –o coloradas, como dicen algunos– para reafirmar su ADN radical a pesar del papelón que algunos integrantes de este partido protagonizaron horas antes al finalizar una reunión a las trompadas. La violencia física no tuvo espacio en la prolongada fiesta de casamiento de María Paula Vara con Hipólito, el menor de los cuatro hijos de “el monje negro” del gobierno alfonsinista, Enrique Nosiglia. En el Elevage Resort de Cañuelas, emprendimiento hotelero de la mencionada familia radical, se realizó esta boda que comenzó a las seis de la tarde con un pre lunch y una sencilla ceremonia con cura incluido, continuó con un asado de vaquillonas al cuero y, para quienes quisieran, a las seis de la mañana se sirvió un desayuno campestre, momento donde varios consumieron café para mitigar la modorra que dejó el champagne consumido y poder regresar sin contratiempos ruteros. Hipólito trabaja en el departamento de marketing del hotel Elevage y hace tiempo que convive con la joven correntina que ahora es su mujer. A pesar de lo que representa la figura de su padre en el partido, Marcelo Stubrin y Rafael Pascual fueron dos de los políticos identificables; también Lautaro Mauro, ex yerno de Scioli, quien además de seguir trabajando con él piensa, bajo esa ala, sumarse a la contienda política directa en 2013. Alejandro Macfarlane y Margarita Anzorreguy, Juan Pons y Federico Rivero estuvieron entre los 600 invitados.

Festejo afrancesado. La obsesión de su jefe por el trabajo no le permitió a Jorge Telerman disfrutar de una tarde relajada el día de su cumpleaños. El jueves, cuando pensaba que se preparaba para disfrutar de sus estrenados 56 años, recibió el llamado de Scioli, quien además de saludarlo le pidió que salga a hablar de la pelea con Macri por la basura. Sucede que la Ley de Basura Cero que le exigen cumplir al empresario fue creada durante su gestión. De todos modos, festejó en familia, y recibió regalos como una pintoresca edición toscana de 1850 de La Divina Comedia, varios dvd de música, y una bicicleta plegable como las que se han puesto de moda en los últimos meses.

Vamos por River. El poco ortodoxo despido de Matías Almeyda de la dirección técnica de River Plate le puso pimienta a la última cena de un grupo de fanáticos millonarios que se autoconvoca cada quince días en un restaurante de la calle Austria. “A Passarella le falta sólo un helicóptero para salir por la terraza”, bromeaba uno de los integrantes de ese foro, que cuenta con la particularidad de que está formado por kirchneristas de paladar negro. En este espacio, denominado “River para todos”, están nucleados Ignacio Copani, Marcelo Duhalde, Ricardo Rouvier, Marcelo Saín, Gabriel Fuks, Ricardo Forster, Coco Blaustein, entre otros, y entre plato y plato reforzaron su promesa de darle pelea al presidente del club en las elecciones del año próximo, y opinaron que con el regreso de Ramón Díaz al club de Núñez, el Káiser apenas ganará un poco de aire, pero no podrá revertir su complicada imagen entre los hinchas.

Agasajo. Enterados de que estaba de luna de miel en París y, además, de celebración por sus 60 años, el embajador argentino en París, Aldo Ferrer, y su par en la Unesco, el pianista Miguel Angel Estrella, le organizaron al periodista Horacio Embón y a su mujer Eliana un sencillo y cálido agasajo. Los tres mantienen una relación de larga data, así que la comida tuvo una sobremesa extendida.

Perfil en alza. De a poco, y a diferencia de sus hermanos mayores, Amalia Amoedo, la nieta menor de Amalita Fortabat, ha levantado el perfil y –a pesar de sus enormes lentes oscuros– se la vio participar en el acto contra la violencia contra la mujer que realizó la Ciudad en el Obelisco.

Una de cal, otra de... Todos saben que al intendente de Tigre, Sergio Massa, no le gusta perder a nada. Por eso, un aliado suyo aprovechó la victoria de su equipo de voley para gastarlo un poco. “Olavarría le ganó a Tigre la semifinal de voley femenino en bonaerenses (los juegos)!!! Felicitaciones!!! Sorry +A Sergio Massa”, disparó el jefe comunal, José Eseverri, en Twitter. Igualmente, el jueves, el intendente de Zona Norte tuvo una alegría superadora: en Colombia, el plantel futbolístico de Tigre empató con Millonarios 1 a 1, y de ese modo se aseguró su lugar en la final de la Copa Sudamericana que se jugará dentro de dos semanas en Brasil y ante el San Pablo.

Quejosos. La última semana, los propios senadores kirchneristas de la provincia de Buenos Aires levantaron la voz contra Gabriel Mariotto. Los reproches en los pasillos de la Legislatura se dieron cuando notaron que el vicegobernador había repartido los teléfonos celulares del Senado a sus propios colaboradores y había dejado sin línea a muchos de los legisladores del bloque, quienes, igualmente, incomunicados no quedaron.

Alguien tiene que ceder. En las elecciones de 2011, los consultores conocedores del conurbano bonaerense coincidían en algo. Para ganarle a Aldo Rico en la localidad de San Miguel, sólo uno de los dirigentes con mayores posibilidades de enfrentarlo debía presentarse como candidato. Tanto era así que el ex interventor de la Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Franco La Porta declinó su candidatura a pocas horas del cierre de listas y le dejó el camino libre a su ex socio político, Joaquín de la Torre, y así archivaron diferencias personales que habían permitido el triunfo de Rico en las elecciones internas del PJ en 2008 y en las legislativas de 2009. El acuerdo se logró por intervención de Daniel Scioli. Ahora, y pensando en las elecciones legislativas de 2013, la estrategia parece repetirse. En los últimos días, y luego de la visita del gobernador bonaerense a San Miguel, La Porta y De la Torre volvieron a reunirse con un grupo de funcionarios bonaerenses en el Club Regatas de Bella Vista.

Museo fuera de grilla. La Noche de los Museos, organizada por el Ministerio de Cultura porteño, logró convocar en su última edición a más de 700 mil personas que recorrieron los 170 complejos que se sumaron a la grilla. Y a esa cifra hubieran podido sumarse otras miles de personas que se acercaron hasta el Museo de las Patologías, si no fuera porque pocas horas antes de que arrancara la jornada el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, dio la orden de que el lugar no abriera sus puertas. El hombre envió incluso a personas de su cartera para verificar que la directiva se cumpliera, y evitar así que un centro administrado por la Nación se sumara a una de las actividades más promocionadas por el gobierno de Mauricio Macri.

Autobombo. Arrancó bien, con mucha difusión, y logró posicionarse entre las películas más vistas desde su estreno. Y aunque no pudo escalar hasta la primera posición, Néstor Kirchner, la película quedó en segundo lugar entre las más convocantes del mes de noviembre, detrás de la saga Crepúsculo: Amanecer parte 2. Frente a esos datos, los integrantes de La Cámpora que habían subestimado la estrategia desplegada por Fernando “Chino” Navarro en términos de promoción debieron reconocer que el hombre aportó su cuota de público cuando pidió a los referentes kirchneristas reunidos en un local de la calle Piedras que salieran a comprar entradas para llenar los cines. Más allá del fervor militante, Navarro tenía, claro, un interés especial: el hombre es uno de los productores de la flamante superproducción K dirigida por Paula de Luque.

Enroque. Unas pocas cuadras separan sus domicilios en la coqueta localidad de Castelar, perteneciente al Municipio de Morón, pero las diferencias políticas e ideológicas de dos sus vecinos políticos más famosos se encuentran a años luz de distancia. Sin embargo, coinciden en algo la vicejefa de Gobierno porteña, María Eugenia Vidal, y el titular de la Afsca, Martín Sabbatella: ambos se “sacrificarían” por sus respectivas fuerzas políticas para el año 2013 y no dudarían en mudar sus domicilios políticos para enfrentar la batalla electoral. Vidal representaría a la alicaída escudería del PRO en la provincia de Buenos Aires ante la negativa de Gabriela Michetti a encarar esa cruzada bonaerense, y Sabbatella, a la también averiada tropa del Frente para la Victoria en la Ciudad.



Ernesto Ise