SOCIEDAD TENÍA 71 AÑOS


Perfil de Carlos Bulgheroni, el empresario más rico de la Argentina

El empresario falleció este sábado en Estados Unidos, donde permanecía internado tratándose un cáncer que padecía desde hace años.

Carlos Bulgheroni.
Carlos Bulgheroni.
Foto:Cedoc
El multimillonario argentino Carlos Bulgheroni falleció hoy a los 71 años, mientras permanecía internado en un sanatorio de los Estados Unidos para tratarse un cáncer que padecía desde hacía años. En 1973, con apenas 28 años, le diagnosticado cáncer de ganglios, enfermedad que trató desde entonces.

Junto a su hermano Alejandro, se convirtió en el empresario argentino más acaudalado del país. A comienzos de 2016, la revista Forbes los ubicó en el puesto 324 de su ranking, con una fortuna estimada en 4.500 millones. Los Bulgheroni controlan Bridas, la empresa de energía privada más grande del país, fundada por su padre Ángel Bulgheroni en 1948. Después de su muerte en 1985, Alejandro, su hermano mayor e ingeniero industrial, y Carlos, abogado, tomaron control y volcaron a Bridas a la explotación y producción de gas y petróleo.

Bridas surgió a fines de 1940, cuando Alejandro Angel Bulgheroni (padre de Carlos) decidió fabricar en Buenos Aires los anillos que se usan para unir tubos de petróleo (denominados bridas). Si bien sus hijos aprendieron el negocio, uno de ellos fue quien se hizo cargo de la empresa familiar cuando falleció su progenitor. 

La empresa hoy es dueña de Pan American Energy (PAE), la petrolera más importante de Chubut y la segunda de la Argentina, detrás de YPF: en los últimos cinco años ganó casi 13 mil millones de pesos por su operación en tierras chubutenses. En 2008, la Cámara de Diputados de Santa Cruz cedió las reservas petroleras de la provincia por un lapso de 40 años, una situación que generó tantas críticas de la oposición como elogios oficialistas.

Tras la muerte de Carlos, la familia confirmó que Alejandro asumió como Chairman de la compañía, mientras que Marcos Bulgheroni será el vicepresidente.

Relación con el poder.
En materia de negocios con el Estado, los Bulgheroni tienen una larga experiencia. Sus relaciones en ese sentido comienzan en licitaciones que obtuvieron en la última dictadura militar. Los contactos comerciales continuaron con los sucesivos gobiernos democráticos, crecieron durante la presidencia de Raúl Alfonsín y llegaron a la cúspide en tiempos del menemismo.

En el comienzo de la presidencia de Néstor Kirchner, en cambio, el consorcio empresario tuvo una relación nada buena, al punto de que el 7 de octubre de 2003 el Presidente ordenó reactivar juicios que el Estado había iniciado contra Bridas por una deuda que rondaba los 500 millones de pesos. Al mismo tiempo, el Grupo Bulgheroni mantenía demandas internacionales contra el sector oficial por el liquidado Banco del Interior y Buenos Aires (BIBA) y la quebrada Papel de Tucumán. Todo comenzó a cambiar el 28 de noviembre, día en que Carlos Bulgheroni se sacó una foto con el presidente Kirchner y el ministro Julio De Vido.

En 2013, el multimillonario confirmó a través de su representante que él y su esposa eran los compradores de una de las propiedades más lujosas de Georgetown. Una mansión de 7 millones de dólares con nueve dormitorios, siete baños, que además cuenta con jardín, piscina, un amplio estacionamiento, gimnasio y hasta ascensor. Inicialmente, había sido lanzada al mercado por un valor mucho más alto: 12 millones de dólares. Su anterior dueño era el fundador del "Human Genome Sciences of Rockville", el doctor William Haseltine.