SOCIEDAD ARMAN GRUPOS DE FACEBOOK Y WHATSAPP

Madres deciden tomarse "vacaciones de la familia" y salen de viaje con amigas

Es una tendencia que creció en los últimos años. Buscan romper con la rutina y poder delegar tareas. Miami, Nueva York o Río, los destinos más elegidos.

Es una tendencia que creció en los últimos años. Buscan romper con la rutina y poder delegar tareas.
Es una tendencia que creció en los últimos años. Buscan romper con la rutina y poder delegar tareas. Foto:toledo

Bárbara Camji (36) tiene dos hijos: Isabel, de cinco, y Juan, de dos. Y aunque trabaja desde su casa en forma independiente, dedica la mayor parte de su día a sus hijos: “Soy la que lleva, busca, baña, da de comer, va a los cumples, al doctor”, cuenta. Pero desde que la mayor tiene un año y medio, implementó una rutina nueva: se toma “cada vez que se pueda” unas ‘vacaciones’ de su rutina y hace dos escapadas por año -una de una semana y otra de dos o tres noches- acompañada por amigas, también mamás del colegio al que van sus hijos. “Unos días separados nos hacen bien a todos. Los chicos -y mi marido- ya se acostumbraron a que mamá se va y siempre vuelve”, aclara entre risas.

Lo que le pasa a Camji es algo que se da con cada vez mayor frecuencia entre las mamás del siglo XXI: no sólo cuando son mamás full time, sino también cuando ambos trabajan fuera de casa, muchas mujeres deciden hacer esos cortes en la rutina y descansar de todo... y de todos. El fenómeno es tal que hasta una película que se estrena la próxima semana da cuenta de ello (ver aparte). También se organizan por Whatsapp, averiguan paquetes en agencias de viaje, y hasta existen grupos en Facebook que agrupan a aquellas que quieren pero no tienen con quién viajar, como Yanina Bendix (42), que armó Mamás Viajeras en esa red social y se encontró con que ya tiene ‘asociadas’ de otros países, que aportan sus datos, experiencias y fotos. También armó un grupo que viajará juntas en el verano.

Es que, según escribe la psicoanalista Patricia Alkolombre, especialista en temas de maternidad, “lo materno es un hecho social valorado y regulador de la autoestima femenina, más allá de los cambios indudables que se produjeron en relación al lugar de la mujer en la sociedad. Sin embargo, la maternidad, claramente, ya no es lo que era”.

Para poder contar con esos días preciados -los destinos varían según las posibilidades y el tiempo que cada una decida pasar lejos de casa, pero son tan variados como Nueva York, Miami, Río, el norte argentino o México, por caso-, las mujeres coinciden en que cuando se van, dejan una estructura “muy fuerte” armada: “En mi caso, tengo dos abuelas muy presentes que me ayudan mucho, y mi marido se toma esos días de vacaciones de su trabajo cuando yo no estoy. Otras mamás amigas me ayudan también, se llevan a los chicos a jugar a sus casas. Ellos se divierten y yo sufro menos. Aunque desde afuera controlo más lo que pasa en mi casa que cuando estoy, todo fluye y para mí es bárbaro: no se habla de pañales, ni de mamaderas”, se ríe Camji.

Para Soledad Aguado (38), mamá de Julieta y Olivia y responsable de la comunidad Madres Viajeras -en la que asesoran a mamás sobre cómo viajar con y sin los chicos-, la posibilidad de empezar a viajar “como de soltera” es nueva, y está descubriéndola casi al mismo tiempo en que se las enseña a otras: “Hemos dado talleres donde surgió cómo hago para dejar a un hijo chiquito en casa, el dejarlos es un desprendimiento, si una no se va del todo tranquila transmite ese nerviosismo, pero eso se va arreglando cuando los chicos van creciendo, y sobre todo cuando tienen hermanos. Las madres me dicen que ahí se empiezan a soltar un poco más”, cuenta. También destacan el momento de conexión entre los padres y los hijos: “Mi marido estaba re contento, le divertía el hecho de estar solo con Camilo, de tener su momento”, cuenta Agustina Cox (32), que dudó al viajar a Chile con amigas porque su bebé tenía poco más de un año pero que ya piensa en repetir la experiencia.

Organizarse. Ambas coinciden en que lo mejor, aunque cueste un esfuerzo adicional, es dejar todo hiper planificado antes de salir, y comparten sus consejos de expertas. “No hay que hacer despedidas complicadas”, sugieren, y sí hacer que los chicos participen en cada instancia de ese viaje: “Buscar juntos el hotel, ubicar el país en el mapa, armar listas: una con las actividades que piensa hacer la mamá allá y otra con las actividades que van a hacer los chicos”, detallan.

También es importante tener una red de contactos que quede al alcance de todos -abuelos, amigos, vecinos-; mantener la comunicación a través de fotos y videos; traer un regalito que sea algo representativo del lugar y hasta hacer un calendario para ir tachando los días que faltan para el reencuentro.

Una realidad que llegó al cine

En una escena de Mamá se fue de viaje -que se estrena el jueves 6-, Vera, la mamá de 40 años que interpreta Carla Peterson desgrana frente a un asombrado Víctor (su marido, interpretado por Diego Peretti) un organigrama que parece más digno de un ejército que de una familia. Es que Vera, que se dedica cien por ciento a sus cuatro hijos mientras su marido reclama por los avatares de la vida de oficina, decidió irse diez días sola. “Mamá quiere que le demostremos que no podemos vivir sin ella”, dice Víctor luego, abatido tras varios días al frente de su casa. Y uno de sus hijos responde “Y tiene razón”. Exagerada o no, la premisa de la película dirigida por Ariel Winograd y escrita por Mariano Vera, refleja un fenómeno que, cada vez más, sucede: la defensa de los espacios personales.



Clara Fernandez Escudero / Victoria Moreno