SOCIEDAD DRAMA EN BERISSO

Marcha contra la mujer que mató y le echó la culpa a su propio hijo

Los familiares y allegados a la víctima se movilizaron ante la posibilidad de que la acusada recupere su libertad. Roxana García, de 36 años, está presa en Ensenada.

Foto:Cedoc Perfil

“Siento que es más grave que haya culpado a su hijo del asesinato que el hecho de haber matado a mi hijo”. Oscar Larroca está dolido. Consternado. Pero seguro de las palabras que pronuncia. A una semana de la muerte de Pablo, se lamenta por el adolescente de 15 años que fue detenido en primera instancia tras la supuesta falsa denuncia de su propia madre, Roxana García (36). Ella lo acusó de haber huido luego de atropellar y matar a un ciclista. Pero todo indica que mintió. “Ahora pedimos que siga detenida -está presa en Ensenada- y que sea juzgada por lo que hizo”, rogó el padre de la víctima en la marcha que encabezó ayer en Berisso.
El viernes 29 de enero la policía llegó a la casa de García y le preguntó si sabía algo sobre un accidente de tránsito que se había producido a pocas cuadras. Ella respondió que no sabía nada. Se mostró inmutable. Fría. Pero también algo nerviosa. Los adolescentes que estaban en el lugar se miraron. Los agentes intuyeron que algo pasaba. En el garaje de la propiedad estaba escondido el Renault Megane gris con el parabrisas destrozado. Más tarde, la mujer denunció que su hijo y su sobrino, ambos de 15 años, le habían sacado el auto y habían provocado el accidente que mató a Pablo Larroca (27). Los menores fueron detenidos, pero a las pocas horas recuperaron su libertad porque no pudieron sostener la coartada; confesaron que ni siquiera sabían manejar. Al parecer, era Roxana la que estaba al volante, según dijeron a PERFIL fuentes de la investigación.
La mujer se negó a declarar ante el fiscal Alejandro Marchet. Y su defensora oficial pidió su excarcelación. El juez de Garantías Juan Pablo Masi tiene la decisión final.

Pedido. “Ojalá cambien las leyes para que estos casos no queden impunes. Ella manejó de manera imprudente, a alta velocidad. Atropelló a mi hijo y no paró para asistirlo. Uno puede tener un accidente, pero esto fue un asesinato”, indicó Oscar. Y su esposa, Marta, apuntó: “No puedo entender cómo actuó así, porque una madre intenta siempre salvar a su hijo, no mandarlo preso cuando es inocente”.
El viernes de la semana pasada, a las 21, en Montevideo y 52, Pablo fue embestido por un auto. La víctima iba caminando por la banquina y llevaba a su lado a su bicicleta porque se le había pinchado. Según los investigadores, la mujer manejaba el auto acompañada por su hermano de 18 años; sus hijos de 15 y de 5; y su sobrino, de 15. Ayer, la familia de Pablo se reunió en ese mismo lugar para exigir Justicia.



Nadia Galan