SOCIEDAD

“Marcos”, un personaje temido ligado a la droga y a la muerte

La sangrienta guerra por el control del negocio de la droga en el Bajo Flores convirtió a “Marcos” en un personaje célebre y mítico entre los habitantes de la 1-11-14. Su figura de malo de la película se agigantó con el paso del tiempo. De él se cuentan miles de historias. Las peores siguen a la orden del día. Pero también están las que no salen en los diarios. No faltan los que lo idolatran por sus gestos en busca del bienestar de sus aliados. Tampoco le faltan enemigos, de esos que están siempre listos y dispuestos a vaciarle el cargador.
“Marcos” entra en la escena pública en febrero de 1999. A él le atribuyen el asesinato de Julio Chamorro Revollar, el narco que por entonces manejaba el negocio en la villa, y el de sus dos guardaespaldas, aunque la Justicia no pudo probarlo.
Tres años después es detenido por primera vez. En marzo de 2002 lo acusan por asociación ilícita. Un año más tarde es juzgado, condenado a tres años y medio de prisión, y puesto en libertad. De regreso a la 1-11-14, la guerra interna vuelve a provocar más muertes.
En octubre de 2005, y durante una procesión del Señor de los Milagros, intentan asesinarlo. El ataque deja un saldo de cinco muertos y ocho heridos. La acción es atribuida a dos ex aliados: Alionzo Rutillo, alias “Ruti”, e Isidio Teobaldo, alias “Meteoro”.
En mayo de 2007, el juez federal Jorge Ballestero envía a la villa a más de 600 policías. Llegan hasta la casa de “Marcos” pero no logran dar con él. Durante seis meses permanece prófugo hasta que es capturado en Paraguay.
En octubre del año siguiente es extraditado a la Argentina. Se declara culpable en un juicio abreviado y lo condenan a diez años de prisión. En la cárcel termina el secundario y estudia mecánica, y así consigue recuperar su libertad cinco meses antes de lo previsto. En febrero de 2014 sale de prisión pero no vuelve al Bajo Flores. Desde entonces, vive en una casa de un barrio cerrado de Ezeiza.    
Según un reciente informe de la ONG La Alameda, controlaría 15 manzanas de la 1-11-14, donde funcionan diez cocinas de cocaína. “Marcos” niega todo y asegura que los denunciará penalmente.

Leonardo Nieva