SOCIEDAD

Marcos y Ruti, dos capos narcos condenados y en libertad

Los peruanos Marco Antonio Estrada González, más conocido como “Marcos”, y Alionzo Rutilo Ramos Mariños, alias “Ruti”, habrían sido socios de la venta de drogas en la villa 1.11.14 de Bajo Flores, hasta que en 2004 uno de ellos debió migrar a la Villa 31 de Retiro.
Ruti, derrotado, habría sentado las bases del negocio en ese nuevo territorio.  
Al igual que en otras villas de la Ciudad y el Conurbano, ambos capos narco implementaron, según indican las causas judiciales por las que fueron condenados, un sistema de venta similar con la implementación de soldados, satélites, un sistema de alarma y barricadas para alertar sobre el ingreso de las fuerzas de seguridad y dificultar su camino.
En febrero de 2014, Marcos salió en libertad, tras pasar siete años preso por narcotráfico. Sin embargo, es vinculado a cada episodio violento de la 1.11.14,
Ruti, que había sido sentenciado a 18 años de prisión por la denominada “masacre de Bajo Flores”, fue liberado por la Ley de Extrañamiento en 2013, pero pesa sobre él una orden de captura dictada por el Juzgado Federal Nº 12, a cargo de Sergio Torres, el mismo juez que llevó a Marcos a prisión. Sospechan que Ruti pudo haber entrado al país de forma ilegal para continuar controlando el negocio.
Al igual que ocurre con su ex socio, todo hecho de sangre de la Villa 31 es vinculado a su nombre.
Ambos decidieron hablar con PERFIL y negaron todas las acusaciones en su contra.

Redacción de Perfil.com