SOCIEDAD DETALLES DE UNA ESCUCHA TELEFONICA

“Me compré un relojito por 10.500 dólares”

Rubén Papandopoles, alias “Gano”, también habría aprovechado el éxito de su actividad delictiva  para darse un lujo.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

No sólo Milanco llevaba un buen nivel de vida. Rubén Papandopoles, alias “Gano”, también habría aprovechado el éxito de los secuestros virtuales para darse un lujo: se compró un Rolex de 10.500 dólares. En una escucha telefónica –que figura en la causa– le cuenta a su mujer, con algo de culpa, su flamante adquisición.
Gano: Hola, quería comentarte algo porque me parece que me mandé un liíto (sic).

ESPOSA: ¿Qué pasó?
GANO: Quería hablarlo con vos para saber qué te parece.
E: A ver...
G: Me compré un relojito hoy.
E: ¿Compraste?
G: Sí.
E: ¡Qué bien! ¿Y cuánto te costó?
G: Un poquito caro.
E: ¿Cuánto?
G: Y... un poquito caro. Pero es el reloj que yo quiero, viste. Nuevo, cero kilómetro y en caja.
E: ¿Cuánto? ¿Diez mil dólares?
G: Por ahí.
E: ¿Cuánto?
G: 10.500 dólares. ¿Qué decís vos?
E: Está bien. Si ya lo compraste, qué voy a decir.
G: Dejé 500 dólares de seña.
E: Pero 10.500 dólares es más de 200 palos.
G: No, pero el reloj nuevo vale 18 mil dólares. A mí me lo dejó en 10.500.
E: Si ya está, ya está.
G: Pero cuándo voy a volver a comprar ese reloj. Nunca más.
E: Y bueno, si te gustó, ya está.
G: Pero no te enojes.
E: No me enojo. ­­­



L.N.