SOCIEDAD SE NEGÓ A DECLARAR


Menéndez reivindicó el terrorismo de Estado

El ex jefe de centros de torturas dijo que las acciones que ordenó fueron para "vencer al terrorismo marxista" que, según él, está detrás de su juicio.

La vivienda donde se encontró el cuerpo del recién nacido.
La vivienda donde se encontró el cuerpo del recién nacido.

El general retirado Luciano Menéndez afirmó hoy que el juicio en su contra es "inconstitucional", pero asumió la responsabilidad por las acciones de "la guerra contrarrevolucionaria" para "enfrentar y vencer al terrorismo marxista" y a "terroristas subversivos" que, según afirmó, "no abandonaron la lucha política" y ahora "usan las instituciones para juzgar a quienes defendimos la patria".

"Yo como comandante fui el único responsable de nuestros hombres. A mis dignos subordinados de entonces no se les puede imputar nada ni privarlos de la libertad como injustamente se ha hecho", afirmó frente al Tribunal Oral Federal 1 de esta capital, ante el cual se negó a responder preguntas.

Menéndez dijo que todas las acciones que ordenó fueron para "enfrentar y vencer el terrorismo marxista (...) sin cometer delito alguno".

"El nuestro es el único país del mundo en el que los compatriotas juzgan a los militares que lucharon y vencieron para ellos. No tengo nada más que decir", concluyó Menéndez.

También enfatizó que "los terroristas abandonaron la lucha armada pero no la lucha política ni, lo que es peor, los objetivos políticos".

Dijo Menéndez: "Me niego a declarar porque estos juicios son inconstitucionales (...) con todo respeto, el tribunal que me citó es incompetente". El represor solicitó ser juzgado por tribunales militares: "Con esa ley (la de los tribunales militares), dice la Constitución, debe ser juzgada nuestra actividad en la guerra contrarrevolucionaria".

En su alegato, de fuerte contenido político, el ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército afirmó: "Hoy se da una paradoja grotesca: los terroristas subversivos que, conducidos desde el exterior asaltaron la República porque no creían en nuestra instituciones democráticas (...), ahora aprovechan de refugio y usan esas mismas instituciones para juzgarnos a quienes defendimos la patria".

"No hay más que ver los nombres y los antecedentes de quienes nos acusan" en la actualidad, "con el agravante que su propósito sigue siendo el mismo: usurpar el poder para cambiar nuestro estilo de vida", amplió.

Seguidamente sostuvo: "No declaro como no lo he hecho ante nadie (...) para no ser cómplice ni facilitar a los marxistas el uso de la democracia para que no nos lleven al abismo de la legalidad ni la tiranía".

Antes, el tribunal rechazó la recusación planteada por las defensas sobre el vocal Carlos Otero Alvarez, y a continuación procedió a preguntarle a Menéndez y a los otros acusados los datos personales. Posteriormente leyó los cargos de los que se acusa a cada uno. Todos se negaron a declarar y clamaron su inocencia.

Además de Menéndez, en el banquillo están Hermes Rodríguez, Jorge Exequiel Acosta, Luis Alberto Manzanelli, Carlos Alberto Vega, Carlos Alberto Díaz, Oreste Valentín Padován y Ricardo Alberto Ramón Lardone.

Todos son acusados de los secuestros, torturas y homicidios de cuatro militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT): Hilda Palacios, Humberto Brandalisis, Carlos Lajas y Raúl Cardozo, asesinados el 15 de diciembre de 1977.

Menéndez dirigió el Tercer Cuerpo de Ejército, con mando sobre diez provincias, y del cual dependían unos 60 centros clandestinos de detención entre los que estuvo "La Perla", uno de los más emblemáticos junto con el de la ESMA.

Fuente: DyN.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Luciano Benjamín Menéndez