SOCIEDAD

Motos taxi: una nueva opción para evitar el caos de tránsito

A pesar de ser una actividad que no está regulada, cada vez más personas las utilizan para trasladarse.

Foto:Gentileza MotoTaxi Paraná

Un empleado de IBM tenía que trasladarse tres veces por semana desde la zona de Catalinas hasta Palermo, luego de sus tareas en la oficina. Siempre con los minutos contados, un día le preguntó a uno de los motoqueros que trabajaban en la empresa si podía llevarlo ya que llegaba tarde. Con el correr de los meses, y viendo los resultados, el oficinista llegó a un acuerdo para que lo transporte en su moto todas las semanas. “Cerramos una suma fija y me convertí en su chofer de moto particular. Lo llevé durante casi un año y nunca más llegó tarde”, cuenta, entre risas, el motoquero Orlando B. a PERFIL.

Esta situación no es un caso aislado. Se trata de una actividad informal a la que se suman cada vez más porteños, en especial aquellos que tienen que trasladarse de un punto a otro de la Ciudad y no quieren perder su tiempo (y dinero) en taxis o remises atascados en embotellamientos o cortes de calles, sobre todo en horas pico.

Según algunos usuarios de esta modalidad, los tiempos de traslado pueden llegar a reducirse hasta 50%. Entre quienes eligen este transporte alternativo, se destacan oficinistas, estudiantes universitarios, profesionales y algunos periodistas que trabajan en televisión.

“Empecé a usarlo a mediados del año pasado porque no me daban los tiempos para llegar de un canal a otro. Desde Constitución a Palermo en taxi o remís tardaba casi una hora y media, no llegaba nunca a tiempo. En moto, llego casi en cuarenta minutos”, aseguró el periodista de espectáculos Daniel Gómez Rinaldi, que arregló una tarifa de 180 pesos por tres viajes diarios. “Lo contacté a través de un conocido, que me recomendó utilizar este servicio”, agrega el periodista de Qué mañana y El exprimidor. Marcelo Polino y Evelyn von Brocke también han utilizado el servicio de motos con chofer para trasladarse a sus lugares de trabajo. “Hasta el año pasado usé ese servicio, me resultaba muy práctico y resolvió mis problemas de traslado”, afirma la panelista de Bendita TV y actual participante del “Bailando por un sueño”.

Como no hay legislación sobre el tema, no existen agencias oficiales de motos taxi, y hasta el momento el servicio lo acuerdan los motoqueros en forma individual, que llegan a sus clientes a través de contactos conocidos. A diferencia de lo que ocurre en otras ciudades del mundo (ver recuadro), aquí este servicio de transporte no está regulado, pero igual se ejerce.

El mayor problema que presenta esta actividad se relaciona con los seguros y cuestiones impositivas. “Es una situación similar a la de las combis y colectivos truchos. En caso de un accidente, el motoquero responderá con sus bienes, ya que, al no declarar el uso comercial del rodado, la compañía aseguradora no lo cubre”, explica Fabián Pons, del Observatorio Vial Latinoamericano (Ovilam).

En el interior. El servicio de motos taxi no es exclusivamente porteño, también se ofrece en algunas ciudades del interior del país. En Paraná, Entre Ríos, existe la primera agencia en su tipo.

Moto Taxis Paraná nació en enero de este año cuando sus dueños, Horacio Burali y Mariela Braco, conocieron esta modalidad en Foz do Iguazú. 

“Llevamos la propuesta a la municipalidad y presentamos un amparo para poder funcionar como prestadora de este servicio hasta que se expida el municipio. Entendemos que al no estar regulada la actividad tampoco está prohibida”, asegura Braco a este diario. Entre sus usuarios, figuran estudiantes, empleados públicos y personal de seguridad privada del polo industrial de Paraná. “La gente nos elige por cuestiones económicas. Un viaje hasta el polo industrial de la ciudad en taxi cuesta casi $ 100, mientras que en moto el valor ronda los $ 30 pesos”, agregó.

Consultada acerca de las cuestiones de seguridad que ofrece, Braco explica: “Los motociclistas y pasajeros llevan cascos homologados y chalecos identificatorios. Los motoqueros tienen que tener seguro contra terceros y a favor del pasajero, de lo contrario no los tomamos”.

En el mundo

Mientras en Buenos Aires el sistema de motos taxi recién empieza a ser conocido, en otras ciudades del mundo la actividad lleva varios años. Londres, París, Madrid, son algunas de las capitales europeas donde se utiliza este sistema de transporte.

En América Latina, las principales ciudades de Brasil, Perú, Colombia y Ecuador también se sumaron a esta modalidad de transporte y su actividad también está regulada. Perú fue el primer país en tener este sistema de transporte de pasajeros. A fines del año pasado, presentaron dos nuevos modelos de motos, que funcionan con energía solar. De esta manera, se logra un servicio rápido y ecológico.

En China, Tailandia y otros países de Asia, el sistema lleva más de veinte años de antigüedad. En todos los casos, los vehículos pueden ser de dos o tres ruedas y algunos tienen techo.

En Madrid, el sistema también ofrece una variante low cost, donde el precio de bajada de bandera ronda los 2 euros y los viajes tienen que ser de 4 euros como mínimo.

El kilómetro cuesta 80 centavos y el traslado al aeropuerto o estaciones de tren no tienen costos adicionales. Las motos taxi deben proveer el casco a los pasajeros, guantes e indumentaria para la lluvia.

En París, por ejemplo, la red de motos taxi cuenta con unas 600 unidades, y son destinadas tanto para optimizar tiempos de recorrido por la capital francesa como por los turistas que la visitan. Se contratan por teléfono o Internet y no pueden ser tomados en la vía pública.



Claudio Corsalini