SOCIEDAD EN FOCO

Mundo gitano: tradiciones, mitos y verdades de una comunidad "invisible"

Jorge Bernal, presidente de la Asociación Identidad Romaní Aicra-skokra, defiende a la colectividad y pide que no "los metan a todos en la misma bolsa". Ataque mediático, nuevos festejos y discriminación.

Gitanos
Gitanos Foto:buenosaires.gob.ar
Los gitanos están fuertemente presentes en la Argentina. Se calcula que actualmente hay aproximadamente 300 mil integrantes de la colectividad en el país convirtiéndola en la segunda mayor comunidad gitana en América Latina, luego de Brasil.

Para conocer al pueblo gitano hay que centrarse en el concepto de nomadismo y, sobre todo, en el profundo sentido de identidad. Los romaníes, sin duda alguna, son unos de las colectividades más orgullosas de sus raíces. En la Argentina, los gitanos que residen son los gitanos calé de origen español, gitanos ludar, los Rom y los Rom Kalderash, provenientes de Rusia, Serbia, Grecia, Hungría y Rumania. Las diferencias comienzan a notarse a partir de la lengua o las vestimentas. 

Pero esto ya no sucede tanto porque vestir una ropa típica ya es un disparador para ser blanco de discriminación. "Siempre se busca la invisibilidad", contó Jorge Bernal, presidente de la Asociación Identidad Romaní Aicra-skokra en la Argentina, en comunicación telefónica con Perfil.

Bernal detalló algunos de los mitos que giran en torno a la comunidad gitana. "Lamentablemente nos creen a todos como que no trabajamos, que somos ladrones, mala gente. Aparecen muchos estereotipos que el imaginario popular termina aceptando", señaló. Hay muchos gitanos y gitanas que poseen negocios, pero no se los puede identificar ya que "las gitanas no se visten con la ropa típica porque saben que las van a discriminar".

"Creo que en una época no había tanta discriminación contra los gitanos", contó y agregó que esto se siente sobre todo en la comunidad que hasta tiene miedo de visitas oficiales de organizaciones de Derechos Humanos. "Acá en Buenos Aires es donde más se vive la discriminación, cuando van a comprar si van vestidas de gitanas la siguen por todo el comercio para ver si van a robar a algo", dijo Bernal.

El presidente de la asociación gitana cuenta que cuando su hija empezó el jardín no hablaba muy bien español y una maestra le escribió una carta diciéndole que debía mandarla a un fonoaudiólogo. "Le escribí una carta de tres páginas explicándole porque no hablaba bien la lengua", dijo y agregó que "siempre se lo deja de lado al chico gitano y a otros chicos de otras colectividades que no hablan bien español. Hay mucha desinformación por parte de las maestras".

Además los gitanos son conocidos por tener tradiciones particulares. Una de las cuales es entregar dinero en los cumpleaños o casamientos, siempre de acuerdo a la posición económica de cada uno. Los grandes festejos de 15 como el ocurrido en Palermo que terminó en un accidente y peleas, son celebraciones nuevas en la comunidad: "Hace muy pocos años antes no se festejaban los quince. Se incorporó como algo bonito para que las chicas disfrutaran de ese día. Son costumbres antiguas que vienen desde hace tiempo, cada pueblo las conserva pero alguno añade diferentes cosas", contó Bernal a este portal.

Asimismo, sostiene que los hechos que se vivieron en torno a la comunidad gitana en los últimos días volcarán más a los gitanos hacia la invisibilidad. "Hace unos años la gente pensaba que no había gitanos en la Argentina. Decían que no se ven como se veían antes en las plazas, no se ve a las mujeres adivinando la suerte, no se ven gitanos vendiendo. Es verdad y cada vez se van a ver menos", aseguró. 

"Lamentablemente hay un ataque mediático contra los gitanos, no se puede meter a todo el grupo en la misma bolsa. Nosotros como cualquier pueblo tenemos gente de todo tipo y si una persona tuvo malas actitudes ahora se esta difamando muchísimo a los gitanos en la televisión y sus tradiciones que inventan que no son reales", sentenció Bernal.