SOCIEDAD TRAS LA RESOLUCION QUE DETERMINA LA GRATUIDAD DEL INGRESO

“No buscamos competir por el poder del Bellas Artes”

Julio Crivelli, presidente de la Asociación de Amigos del museo, cuestiona las opiniones del Ministerio de Cultura, que apuntó contra las entidades que manejaban el cobro de entradas, en busca de más transparencia.

Visitas. A partir de ahora, se podrá ingresar gratis todos los días, sin distinción.
Visitas. A partir de ahora, se podrá ingresar gratis todos los días, sin distinción. Foto:cedoc

La decisión del Ministerio de Cultura de la Nación de dar un nuevo “paradigma” a los 25 museos nacionales implicó, como primera medida, establecer la gratuidad del ingreso y quitarles así el poder de cobrar entrada a las asociaciones de amigos sobre las que el ministerio no tenía control. Y todo con el fin de “transparentar” los ingresos, según dijeron desde esa cartera.

La semana pasada, en el anuncio que se hizo en el Museo de Bellas Artes, Américo Castilla, ex secretario de Patrimonio de Cultura y asesor de Pablo Avelluto, había dicho, incluso, que las asociaciones “muchas veces fueron de gran ayuda y otras veces fueron una competencia por el poder que no favoreció y creó un hábito que llegó a extremos realmente delictivos”, según publicó ayer La Nación. Así, en medio de la polémica que ya se desató en el Incaa por el manejo irregular de fondos, el Ejecutivo puso ahora el foco en los museos.

En ese contexto, desde la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes –una de las más grandes del país, con más de dos mil socios y grandes empresas como sponsors– buscan despegarse de estas declaraciones, aunque la resolución en su caso no los afecta, siendo que el museo siempre fue gratis, y aclaran: “Somos transparentes, presentamos balances anuales y no buscamos competir con nadie, tenemos bien claro quién dirige el museo”, dice Julio Crivelli, su presidente. Y agrega: “La asociación es un instrumento útil para el museo, nosotros siempre estamos a disposición, coincidamos o no con la política nacional, y nunca dejamos de apoyarlos. No sé por qué se dijo eso, pero para nosotros es importante esta aclaración porque, con una trayectoria de 85 años de apoyar con transparencia al museo, no competimos por el poder”, agrega.

La asociación, que cuenta entre sus 2.500 socios y sponsors con grandes empresarios, se financia a través de distintas actividades, que van desde el aporte de los socios y los cursos anuales para seis mil personas (con dos mil becas) hasta una cena anual y la concesión de un restaurante. Ese dinero –que el año pasado alcanzó los $ 11.800.000, además de lo destinado a la difusión cultural– se destina a gastos de mantenimiento, exposiciones temporales y compra de obras.


Cambios. Para este año, los museos nacionales cuentan con un presupuesto de $ 490 millones. La designación de nuevos directores por concurso y la gratuidad en el ingreso –hasta ahora se cobraban entradas en algunos museos de $ 5 a $ 20– fueron los primeros pasos dentro del cambio de paradigma anunciado. Sin embargo, no descartan que a futuro puedan sumar bonos contribución o aranceles para algunas muestras grandes. Además, se buscarán formas para que el sector privado también haga sus aportes.

“Queremos que la gente vaya a los museos y para eso queremos que sean gratis”, dice Marcelo Panozzo, secretario de Patrimonio Cultural.

“Es imprescindible facilitar y entusiasmar al público, y cobrar entrada, independientemente de su monto, es siempre una limitación”, aporta Aníbal Jozami, director de los cuatro museos de la Untref.