SOCIEDAD LO VINCULAN CON OCHO MUERTES

“No maté a nadie”, dijo el acusado por la masacre de Merlo

Cristian “Memo” Méndez reconoció que tenía una relación conflictiva con su ex mujer pero negó los cargos y pidió que “se sepa la verdad, por el amor de Jesús”.

PERFIL COMPLETO

Foto:Captura de tv

Cristian "Memo" Méndez, el único acusado por la masacre de Merlo, inició una defensa a medias en su primera entrevista con el fiscal que lo acusa de haber iniciado el incendio que provocó la muerte de ocho personas, entre ellas su ex esposa y sus seis hijos. Admitió que mantenía una relación conflictiva con ella, pero se negó a responder preguntas sobre el caso.

Memo, de 30 años, fue detenido el viernes pasado a la noche en la casa de un familiar, en la localidad de Villa Dominico. Esposado y fuertemente custodiado, no ocultó su rostro cuando salió de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón, donde pasó su primera noche detenido.

Soy inocente, que se sepa la verdad por el amor a Jesús. No maté a nadie”, gritó a los periodistas en medio del traslado. Ante el fiscal de Morón Sergio Dileo, y por recomendación de su defensor oficial, el acusado sólo se refirió a lo sucedido antes del hecho. Según un vocero judicial citado por la agencia Télam, Méndez comenzó a contar que hace tres años mantuvo una relación con Karina Flamenco, pero aclaró que se pelearon por “problemas económicos” y que ella volvió con su anterior pareja, Gastón Olivera (31).

Tras la indagatoria, Dileo dispuso que el acusado fuera trasladado a la alcaidía penitenciaria de José León Suárez, y sobre la base de la prueba reunida, en quince días solicitará al juez de Garantías Alfredo Meade su prisión preventiva.

A Memo le imputan los delitos de “homicidio agravado, por haberse cometido con un medio idóneo para causar un peligro común y por resultar la víctima mujer, cometido por violencia de género y homicidio agravado con pluralidad de víctimas, todos ellos en concurso real entre sí”.
Una fuente explicó que, antes de la audiencia, Méndez fue sometido a una revisión médica de rigor, que se amplió en algunos aspectos dadas las características del hecho que se le imputa, en tanto que en los próximos días ordenarán los peritajes psiquiátricos y psicológicos correspondientes.

“La detención es buena, pero espero que no pueda salir nunca más de la cárcel. No creo que Méndez sea un loco, y pido que no lo pasen como tal porque sabía muy bien lo que hacía con mi hija”, dijo Rita, madre de María Karina. “El no soportaba que mi hija lo dejara y siempre juraba que los iba a matar. El estuvo bien cuerdo a la hora de asesinar a mi hija, a mi yerno y a mis seis nietos”, uno de los cuales era su propio hijo, agregó la mujer.

La masacre ocurrió el jueves pasado a la madrugada, en una precaria vivienda ubicada en las calles Iwanowski y Larsen, del barrio El Pericón de Merlo. Además de la pareja, murieron los seis hijos de la mujer: Ian (4), Nayla (5), Alejo (6), Sakira (10), Briana (11) y Yael (13). Según las autopsias, toda la familia murió por inhalación de monóxido de carbono.

Méndez fue mencionado desde el inicio como sospechoso, ya que según declararon familiares y vecinos de las víctimas, vivía acosando y amenazando a su ex mujer por haber vuelto a convivir con Olivera. El imputado tiene una denuncia por maltrato, radicada el 7 de marzo en la comisaría de Parque San Martín



L.N. / agencias