SOCIEDAD LA DECLARACION COMPLETA DE JULIO BENITEZ

“No recuerdo ni siquiera en qué estaciones paré, ni cómo paré”

Foto:Telam

Julio Benítez declaró dos veces ante el juez Ariel Lijo. A continuación se transcribe lo que el motorman le dijo a la Justicia.
“Yo voy a tratar de colaborar con lo que usted me pregunta pero a nivel clínico tengo un par de secuelas a causa del accidente. El recuerdo que tengo del hecho son borrosos. Tengo un par de recuerdos que son más notorios y después otros que no puedo asegurar que ocurrieron, porque la misma rutina de trabajo me puede llevar a insertar un recuerdo en ese momento. Lo que sí yo le puedo citar es que en determinado momento sentí una sensación de ahogo que pasó, y después volvía intermitentemente. No le di importancia en ese momento. No me acuerdo en qué momento del trayecto sucedió eso. No recuerdo ni siquiera en qué estaciones paré, ni cómo paré. Si usted me pide precisiones en ese momento no le puedo dar. Después es todo borroso. Recuerdo el impacto. Recuerdo que sangraba profusamente la nariz. Sentí que perdía mucha sangre, me mareaba. Recuerdo que trataba de recuperar mis pertenencias porque estaba todo desparramado. Recuerdo que me asistieron los bomberos. Recuerdo que me transportaron, no sé si en una camilla o algo así. Recuerdo brevemente el viaje en ambulancia. Y después empiezo a tener digamos recuperar la conciencia cuando estaba en una camilla en un hospital o clínica. Y ya estaba con suero, con todo. Después vienen los análisis y los estudios. Todo eso. No recuerdo haber tenido problemas mecánicos con la formación. Hasta donde me acuerdo andaba bien. No me acuerdo de haber extraído el disco ni me acuerdo nada respecto de él. Respecto de las herramientas, yo siempre tengo esas cosas encima. Estas herramientas nos las proveyó el jefe de la base Ianni; nos las dan precisamente por si tenemos que hacer alguna reparación. Yo hago reparaciones de electrónica y electricidad, así por mi cuenta. Aclaro que no padezco ninguna enfermedad crónica. Yo sufro mucho dolor de muelas y a veces empiezo y discontinúo medicamentos. No tuve ninguna otra enfermedad. Si uno se siente enfermo, ni revela el tren. Yo había estado de licencia. Me había quedado en mi casa, prácticamente no salí. El día del hecho retomaba mis actividades. Venía descansado. Previamente no había en mi casa ningún problema de los mareos ni nada por el estilo. Hasta ahí es lo que puedo aportar”.
Preguntado si alguien le indicó que haga algo indebido al conducir el tren responde: “No, sólo las indicaciones de la base o de control. Es lo único que obedecemos. Precaución para preservar la seguridad del servicio”.
Preguntado para que diga si luego del accidente ferroviario de Once del 22 de febrero de 2012 tuvo algún sueño en particular, manifestó: “En dos oportunidades, previo al accidente de Marcos Córdoba soñé como en primera persona que impactaba contra el paragolpes de Once. Luego ocurre el accidente de Marcos y yo tuve un arrollamiento unos días después, y comento como una cosa curiosa a mi psicólogo. Como diciéndole si tenía alguna relación, porque me sentía mal. Le dije qué mufa que le pasé a mi compañero. Lo pensé por el sueño, porque lo había pensado antes. Podría habérmelo callado. Pero el accidente de Marcos Córdoba me conmocionó mucho como compañero por todas las víctimas que hubo y porque me daba una sensación rara haberlo soñado. El blog no habla solamente de ese sueño, sino de otros tipos de sueños. El que lo lee le va a quedar muy claro porque habla de un par de sueños más. Aparte nunca lo continué el blog; lo empecé ese día y allí quedó. Sería un par de meses después de lo de Córdoba que lo dejé. No sé bien la fecha. Tampoco lo hice con un objetivo en especial. Tal vez para compartir esos sueños que había tenido o la inquietud. Pero después se me perdió la inspiración y no seguí más”.
¿Desea agregar algo más? “No. Hay cosas que no podría asegurar que ocurrieron. No sé si es la rutina o lo que recuerdo. Para nosotros a veces es como andar en bicicleta, paramos por instinto. También quiero aclarar que cuando traté de ver en uno de esos flash que tuve, vi todo rojo y era porque tenía los ojos llenos de sangre”



P. N. / Cecilia Di Lodovico