SOCIEDAD

No todo es desamparo

PERFIL COMPLETO

Miles de personas cargan hoy con rótulos de pobres, usurpadores, ciudadanos de segunda. Se dice que no pagan impuestos, que toman tierras, que viven en la ilegalidad, que son vagos, que viven así porque quieren.
La realidad es que en las villas y asentamientos se viven condiciones de vida indignas, drogadicción, desempleo, falta de educación de calidad, y redes de clientelismo que extienden esta situación de exclusión.
Al trabajar en villas y asentamientos vemos estas condiciones que se viven, vemos dónde tienen que cocinar, dónde tienen que dormir, dónde tienen que ir al baño; vemos cómo teniendo empleos informales con sueldos por debajo del mínimo tienen que alimentar a una familia entera, vemos niños descalzos, embarazos no deseados, servicios básicos ausentes. Pero no todo es desamparo. En cada barrio viven actores sociales decididos y capaces de llevar adelante la construcción de la ciudad que su realidad les niega.
En este sentido, apuntamos a que los gobernantes también dejen de ver a las personas que viven en situación de pobreza como meros entes pasivos, víctimas o beneficiarios de las decisiones políticas. Los vecinos no pueden quedarse como espectadores: deben participar activamente de las políticas que les incumben. Luego de trabajar en 98 asentamientos del país y escuchar a cientos de vecinos sabemos que el acceso a la tierra es el principal problema, y en ese camino vamos

*Director Regional de Techo en el Cono Sur.



Agustin Algorta