SOCIEDAD ENTREVISTA CON SILVIA MONTOYA

“No van a aplicarse castigos ni sanciones a ningún docente”

Será la directora del Instituto de Evaluación de la Calidad Educativa. “No puedo asegurar que no va a tener financiamiento externo”, dice.

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam
—¿Qué expectativas tiene en esta primera etapa del instituto?
—En principio, muchas. Pero al mismo tiempo el instituto representa una continuidad de lo que venimos haciendo en la dirección (General de Estadística) en materia de transparencia y de poner herramientas a disposición de la sociedad. Básicamente, lo que buscamos es trabajar con información y transformar los datos en estadística. Lo importante es que las escuelas puedan mirar cómo están los alumnos y medirse a sí mismas. Sabemos que los datos no son perfectos, que puede haber errores, pero es lo que nos va a ayudar a mejorar.
—¿Cómo se va a proceder cuando las evaluaciones no arrojen los resultados esperados?
—Tratamos de aportar lecturas pedagógicas sobre las áreas en las que se debe trabajar y sugerimos líneas de trabajo para fortalecer esos puntos flojos. La idea es tener el dato y que eso ayude a tomar decisiones que traigan mejoras en el sistema.
—¿Pero pueden llegar a aplicarse castigos o sanciones para aquellos docentes que se detecte que están fallando en algún aspecto?
—No. La carrera docente tiene un estatuto y en él dice claramente qué hay que hacer con aquel docente que es evaluado negativamente por su superior. Nosotros no podemos pasar por arriba del estatuto. De la misma manera que se dan los ascensos, se dan los castigos. Son pautas que están contempladas en el estatuto. Y para modificar eso, debería pasar por la Legislatura y eso no va a suceder.
—¿Sobre qué ejes van a empezar a trabajar?
—Lo primero es darle forma al armado institucional. Luego  buscaremos fortalecer todos los mecanismos de devolución y disponibilidad de información y sugerir lineamientos de manera más enfática.
—¿Piensa concursar para el cargo de directora del instituto a partir de 2016?
—Es algo que aún no he analizado. Pero técnicamente, por currículum y antecedentes, nada haría que fuera inhibida de presentarme al concurso.
—Uno de los principales cuestionamientos tiene que ver con la posibilidad de que reciba financiamiento externo. ¿Puede garantizar que el instituto no lo va a tener?
—No, como asegurar, no. Lo que puedo decir es que no está pensado para eso. Para recibir donaciones, el instituto va a tener las mismas reglas que hoy rigen para cualquier dependencia del Estado. Por qué lo haríamos a futuro si no lo hemos hecho hasta ahora. A mí nadie me impide contratar evaluaciones externas, sin embargo no lo hicimos. Entiendo que los miedos no tienen asidero.
—Desde distintos sectores señalan que el instituto apunta a favorecer la educación privada y que por su creación habrá menos recursos para obras en colegios.
—Yo estoy de acuerdo en que se debe gastar mejor y que los recursos tienen que llegar a aquellos lugares que más los necesitan. No veo por qué favorecería la educación privada. Si bien Buenos Aires es la jurisdicción que más escuelas privadas tiene, un tema que es histórico por las características socioeconómicas de la población, con alrededor del 50% de matricula privada, sin embargo la Ciudad no es el distrito que más porcentaje de su presupuesto destina en esa dirección. Córdoba y Santa Fe, teniendo alrededor de un tercio de alumnos en educación privada, aportan proporcionalmente más presupuesto a ese fin. Son mitos que están instalados en la sociedad. Por otra parte, el instituto va a generar nuevos puesos de trabajo, pero no va a aumentar de manera exponencial la cantidad de empleados de la Ciudad.

Patricio Navarra