SOCIEDAD

Nuevos recursos para romper con la rutina

PERFIL COMPLETO

Probar recursos nuevos es casi una condición obligada en la vida sexual. La rutina, las creencias rígidas y la incapacidad para aventurarse en el cuerpo del otro son algunos de los obstáculos que impiden el acceso al placer.
La efectividad de lo nuevo será medida por la intensidad de placer, por lo tanto se requiere estar relajados y bien predispuestos a sentir sus beneficios. Las propuestas incluyen desde aplicaciones en los celulares o juguetes sexuales cada vez más sofisticados, hasta las que se ubican en veredas opuestas como el slow sex o sexo lento y el ecosexo, estas últimas en respuesta a la ajetreada e hiperconectada vida moderna que posterga la intimidad, o la reduce a encuentros urgentes. El tema no es el medio (técnico o ecológico), sino el fin, es decir, si con estos recursos logramos tener más deseos, conexión entre los cuerpos, y por supuesto, el ansiado disfrute.
Estar pendiente de una aplicación (como las que miden el ritmo sexual o proponen poses del Kamasutra) puede dejar de ser un incentivo lúdico para convertirse en un modo de cuantificar la respuesta erótica. Lo mismo podría decirse del ecosexo cuando las personas están más atentas al uso del lubricante natural, al racionamiento del agua, que a la expresión libre de los cuerpos. Las conductas programadas de cualquier índole son contrarias a la espontaneidad y a la capacidad de entrega erótica.

*Médico psiquiatra y sexólogo. Autor de Sexo y sexualidad.



Walter Ghedin