SOCIEDAD EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Ofrecen arte para aliviar la espera en seis hospitales

En el medio de una de las salas de espera del Hospital Vélez Sarsfield, aparece una vitrina con retratos de osos de colores, y “sanadores”, como los define su autor, Diego Urbano.

Itinerante. El colectivo Museo Urbano va mudando las obras.
Itinerante. El colectivo Museo Urbano va mudando las obras. Foto:museo urbano

En el medio de una de las salas de espera del Hospital Vélez Sarsfield, aparece una vitrina con retratos de osos de colores, y “sanadores”, como los define su autor, Diego Urbano. Esta es sólo una de las seis galerías que recorren hospitales públicos porteños, y fueron instaladas por el colectivo de arte Museo Urbano.

La iniciativa nació hace 12 años: “La idea es llevar las obras a un público que no se piensa habitualmente como destinatario”. Además del Vélez Sarsfield, llegaron al Argerich, Rivadavia, Tornú, Clínicas y Muñiz. “La reacción de la gente es muy diversa, a algunos les interesa y otros pasan de largo. Es muy interesante el espectador de los hospitales porque se encuentra con la obra sin esperarla, tanto en las salas de espera como en los corredores, y hasta en los jardines internos”, cuenta la artista Marcela Oliva. Y afirma que los momentos del montaje y el armado son los que generan mayor revuelo en los pacientes, que aprovechan a los artistas para hacerles preguntas y opinar sobre las obras.

Las muestras cambian cada dos meses y se arma una convocatoria pública para que los artistas presenten las ideas, y para Oliva, el desafío más importante es entender el contexto donde se exponen: “Es un trabajo en territorio, donde el hospital es como la calle, donde no hay lugares protegidos, como puede pasar en una sala de exposición”, explica. Y asegura: “Pedimos que las obras no hagan referencia al dolor ni a enfermedades, sino que generen un efecto contrario.



Victoria Moreno