SOCIEDAD


Ordenan operar a una niña pese al rechazo religioso de sus padres

La Justicia autorizó a intervenir a una menor con cáncer. Su madre interrumpió el tratamiento por ser Testigos de Jehová.

La niña era tratada en el Sanaotrio de los Niños, cuando su madre interrumpió el tratamiento alegando cuestiones religiosas.
La niña era tratada en el Sanaotrio de los Niños, cuando su madre interrumpió el tratamiento alegando cuestiones religiosas.
Foto:Cedoc

Un juez de la ciudad de Rosario ordenó intervenir quirúrgicamente, y a practicar una transfusión sanguínea, a una niña de 10 años enferma de cáncer, pese a que sus padres se negaron al tratamiento por profesar la religión Testigos de Jehová.

La presentación judicial la realizadon los médicos del Sanatorios de Niños, donde permanece internada la menor de edad, luego de que la madre haya interrumpido el tratamiento al negarse a que se le practique una transfusión sanguínea en el marco del osteosarcoma de fémur que padece.

En la resolución, el juez argumentó que "el Estado puede y debe inmiscuirse en la vida privada de estos progenitores priorizando la ciencia por sobre la conciencia". Por eso, le exigió a los padres que se presenten en el sanatorio con su hija y que "cuiden y vigilen" su salud. En caso contrario, podría considerarse que la niña se encuentra en "estado de abandono" y proceder en consecuencia.

El letrado justificó su intervención "cuando se trata de salvaguardar la vida de su hija menor, más allá del credo religioso o de la ideología en virtud de la cual se intente justificar el hecho de impedir el tratamiento médico", reiteró.

En la resolución, Dutto consideró que la patria potestad "es reconocida por la ley para la protección y formación integral de los hijos". Además, advirtió que es "contrario a los fines" de esa norma cuando se intenta "impedir que un hijo reciba un tratamiento médico adecuado".

A su vez, el juez descartó que la decisión deba ser tomada por la paciente en cuestión. "Debe ser valorada teniendo en cuenta la capacidad de comprensión de una menor de 10 años", sentenció. Lo cierto es que la familia podría perder la tenencia de la jóven si no cumple la órden del juez.

No es la primera vez que por cuestiones religiosas una familia o un paciente se opone a un tratamiento médico. Uno de los casos que mayor notoriedad pública alcanzó fue el de Pablo Albarracín, quién se negó a recibir una transfusión sanguínea tras despertar del coma en el que lo dejó un disparo. Alabarracín fue dado de alta meses después.

Otra fue la suerte que corrió el año pasado una doctora de 74 años que, tras ser atropellada por un colectivo, se negó a practicarse una transfusión y murió días después, en la ciudad de Córdoba.

En un caso similar, un equipo de médicos del hospital escuela de Agudos Posadas utilizó un novedoso sistema de infusión de sangre de la misma paciente en un implante óseo, para superar impedimentos por creencias religiosas. El tema se informó el 14 de junio se centró en la atención a una adolescente de 13 años integrante de la comunidad Testigos de Jehová, afectada por un tumor maligno de hueso.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Transfusión sanguínea
  • Testigo de Jehová
  • Religión
  • Ciencia