SOCIEDAD TRES ARGENTINOS DESAPARECIDOS EN LAS BERMUDAS

Piden al Gobierno que se emita un auxilio por el velero perdido

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil
“El barco en que íbamos era lentísimo, viejo y pesado”, aseguró ayer Marcelo, uno de los cinco argentinos que estuvieron en el velero Maratonga, que desapareció en julio pasado en las cercanías del Triángulo de las Bermudas. En declaraciones televisivas, también sostuvo que los viajeros que iban a bordo eran experimentados y sabían las maniobras necesarias de navegación.
En tanto, las familias de Raúl Echevarría, Pablo y Raúl Enríquez –quienes continúan extraviados– esperan ahora una intervención directa de la Cancillería para formalizar el alerta internacional, que permita solicitar información a Skype y así dar con el paradero de los argentinos.
La travesía había comenzado con cinco tripulantes en Cartagena de Indias, Colombia, en los primeros días de abril. El matrimonio que acompañaba debió volverse al país antes por problemas de tiempo y trabajo. Así, Echevarría, ex escribano, junto a Pablo y Raúl –padre e hijo, ambos ingenieros navales–  siguieron su camino, que fue por el mar Caribe hasta Costa Rica y tuvo un paso forzado por Cuba para reparar una vela y otros desperfectos de la embarcación. La última comunicación que tuvieron fue el pasado 26 de julio, el mismo día en que el barco dejó de emitir su ubicación vía GPS.
Los navegantes indicaron que habían tocado puerto en Virginia, en la costa norte de los Estados Unidos, y que habían virado hacia el Este en línea recta hacia las islas Azores.
“Estoy alarmada porque son personas muy duchas en la navegación y seguro les pasa algo por lo cual no pueden comunicarse y han perdido la propulsión”, sostuvo Nélida Mihailov, esposa de Raúl Enriquez y madre de Pablo. Y señaló que acudió a los medios de comunicación 89 días después para “abrir puertas” y no “para entorpecer la labor de la Cancillería”, que hasta el momento sólo había avanzado con tramitaciones formales.
Asimismo, aclaró que no piden que el gobierno nacional inicie una búsqueda sino que dé la orden a Prefectura Naval para que emita el pedido de auxilio. Según contaron los familiares, los argentinos llevaban tres años planeando el viaje. Pensaban tardar cuarenta días y llevaban comida y agua para noventa.

Rosalia Draletti