SOCIEDAD LA RUTA DEL DINERO NARCO

Piden la indagatoria del arquitecto Mosca, investigado por lavado en la causa Nordelta

La UIF solicitó al juez Santa Marina que lo convoque por el caso de lavado. 

Foto:Cedoc

Las oficinas a las que se había mudado Walter Mosca, antes de ser investigado por lavado de dinero, pronosticaban el declive del arquitecto. Un edificio a medio terminar, producto de uno de sus tantos fideicomisos, sin aire acondicionado ni revoque, pero ubicado frente al lujoso Hotel Intercontinental de Nordelta, era el nuevo escenario en el que recibía a sus clientes, entre ellos, los colombianos Antonio Yepes Gaviria y a su mujer, Claudia Celis. Ambos están presos, acusados de lavar dinero producto del narcotráfico.

La caída del matrimonio terminó de derrumbar a Mosca, quien ya tenía problemas con los fideicomisos que no lograba terminar. Las demandas, deudas y los pedidos de quiebra se acumularon en poco tiempo. Investigado por la AFIP y la Justicia federal, a Mosca se le sumó un problema en los últimos días: la Unidad de Información Financiera (UIF) pidió su indagatoria al juez federal Alberto Santa Marina, que investiga a una presunta banda narco que operaba desde Nordelta.

Yepes Gaviria, con quien realizó numerosas operaciones comerciales, se habría convertido en una importante fuente de ingreso del arquitecto oriundo de Ramos Mejía. Así lo revelan las escuchas incorporadas en el expediente. En una entrevista con PERFIL, Celis admitió la relación: “Walter construyó muchas de las propiedades que vendimos en Nordelta”, dijo en esa oportunidad, pero negó que el capital invertido fuera producto del lavado.

Junto a Mosca, el organismo precedido por José Sbatella pidió la indagatoria de otras trece personas. Entre ellos, dos socios del constructor. Se trata del abogado Diego Colombini y el contador Juan Carlos Di Filippo, que acompañaron a Mosca en varios emprendimientos. Quizás el más exitoso haya sido la construcción del Hotel Intercontinental, lofts, oficinas y plazas de estacionamiento en la Bahía Grande de Nordelta, a través de Complejo de la Bahía SA.

El contador y el abogado están vinculados a Obras de Arquitectura y Oda Desarrollos, e integraron otras sociedades junto a Mosca. El 19 de diciembre de 2011, Colombini y el arquitecto crearon Hotel Pilar SA para la construcción de un hotel cinco estrellas en esa localidad. Los tres fueron inhibidos a pedido de la UIF.

En un comunicado de prensa, emitido en septiembre de 2013, Oda Desarrollos declaraba “más de 400 empleados propios y más de 400 contratados”, y se adjudicaba la construcción de “más de mil unidades en Nordelta”, donde Mosca trabajaba “desde 2001”. En sus oficinas no se encontraron registros de empleados, pero sí centenas de boletos de compra-venta que están siendo analizados por la UIF y la AFIP.

Voceros de Nordelta aclararon a PERFIL que el arquitecto “construía casas para particulares que contrataban su servicio de manera independiente. Es uno de los más de 500 arquitectos que construyeron o están construyendo casas en Nordelta. En este sentido, lo que Walter Mosca realizó no supera el 2% de las casas unifamiliares que hay construidas y en obra. Con respecto a los desarrolladores de edificios, Mosca es uno más de los aproximadamente treinta que trabajan en Nordelta. Además, no sólo desarrollaba su actividad en esta CiudadPueblo, sino que también tenía emprendimientos en Vicente López, Caballito y Pilar, entre otros”.

Este diario intentó en varias oportunidades comunicarse con Mosca, pero no tuvo éxito. Fuentes de su entorno indicaron que teme que pidan su detención y que se alejó de los lugares que frecuentaba.

Hasta hace poco, las dos empresas de Mosca promocionaban en la web las millonarias obras que había ejecutado. Las páginas ya no pueden verse en internet. Fueron eliminadas.

La investigación que desembocó en la aprehensión de once personas se inició a partir de una llamada anónima recibida el 15 de agosto de 2012 por la Delegación Departamental de Investigaciones de Tráfico de Drogas Ilícitas de Lomas de Zamora. Esta daba cuenta de la existencia de una banda que se dedicaría al tráfico de cocaína al extranjero. La droga era ingresada al país desde Bolivia, Perú y Colombia, acondicionada en Argentina y luego exportada a España, Australia, Estados Unidos, Holanda, Francia e Italia. La banda estaría liderada por los colombianos Fabián Andrés Martínez Grajales y John Eduard Martínez Grajales. Mientras que para el juez de Lomas de Zamora, Yepes Gaviria y Celis, serían los encargados de lavar el dinero.

A partir de informes de la UIF y el Banco Central se pudo determinar una reiterada intervención de varias empresas vinculadas a Mosca en las operaciones comerciales de Yepes Gaviria y su mujer.

En el juzgado de Lomas de Zamora se preguntan si el arquitecto conocía el origen de los fondos.



Cecilia Di Lodovico