SOCIEDAD SE EXHIBEN EN DOS NUEVAS SALAS

Piezas únicas de arte colonial, restauradas en el Fernández Blanco

Esta semana, el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco abrió nuevas salas de exposición para exhibir más de 200 piezas del período virreinal, desde platería, mobiliario, textiles, libros y armas hasta objetos musicales, que fueron restaurados durante un año y medio.

Virreinal. Los restauradores pusieron a punto más de 200 piezas.
Virreinal. Los restauradores pusieron a punto más de 200 piezas. Foto:museo fernandez blanco

Esta semana, el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco abrió nuevas salas de exposición para exhibir más de 200 piezas del período virreinal, desde platería, mobiliario, textiles, libros y armas hasta objetos musicales, que fueron restaurados durante un año y medio. El museo, ubicado en el Palacio Noel, en Retiro, es el único de la Ciudad que investiga, conserva y exhibe la historia y el arte del pasado colonial.

Las piezas de la nueva exposición forman parte del patrimonio del museo desde la década del 70, pero hasta el momento nunca habían sido restauradas e incluidas en la muestra permanente. Ya con la inauguración de las salas “Integridad, proporción y brillantez. Arte y devociones dominicas en el mundo colonial”, y “Con el sudor de sus rostros. Artesanos y gremios en el Río de la Plata”, termina la renovación integral museográfica dedicada al período virreinal en el edificio de Suipacha al 1400, mientras que su otra sede, en el barrio de Monserrat, está centrada en el arte de los siglos XIX y XX.

“El Museo Fernández Blanco es el único espacio donde podemos unir los retazos de un pasado virreinal”, destacó Jorge Cometti, director de la institución que pretende mostrar el impacto que produjo el descubrimiento de América en un mundo que, hasta ese momento, se dividía entre europeos, asiáticos y africanos.

El proyecto de reacondicionamiento de dos salas del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco como la puesta en valor de sus obras fue desarrollado con el apoyo de la Fundación American Express bajo el auspicio de la Asociación de Amigos del Museo, y el impulso de la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la participación de la Orden de Predicadores de Argentina.