SOCIEDAD PARA SUMAR MAS ESPECTADORES

Polémica por el proyecto de una nueva Bombonera

Sería construida en terrenos de la Ciudad linderos a Casa Amarilla. El actual estadio se techaría y se usaría para shows y eventos.

Foto:Cedoc Perfil

La Bombonera queda chica. Esa es una realidad que preocupa a los dirigentes de Boca Juniors, que desde hace años vienen pensando alternativas para agrandar el estadio. Pero hace pocas semanas la versión de la posibilidad de construir una nueva cancha empezó a instalarse con fuerza, y estalló la polémica. Uno de los indicios que despertó la alarma entre algunas agrupaciones de La Boca y legisladores de la oposición fue el avance en la Legislatura de un proyecto de ley que tiene por finalidad la venta de tierras de la Ciudad –linderas a Casa Amarilla– a Boca Juniors. La iniciativa fue presentada por Oscar Moscariello, legislador del Pro y vicepresidente del club de la Ribera, y ya se encuentra en la Comisión de Planeamiento Urbano.

PERFIL accedió al informe presentado en 2013 por gente del club que explica que Boca levantaría allí un nuevo estadio con capacidad para 80 mil personas sentadas. El modelo a construir sería similar al del Real Madrid. El proyecto contempla, además, nuevas canchas auxiliares, un hotel, y un sector para las disciplinas deportivas y sociales del club. Dentro de este plan, la actual Bombonera se techaría y se usaría para eventos deportivos y shows, con capacidad para 38 mil personas sentadas.

“Entiendo que Boca necesita un nuevo estadio, pero no es la manera de conseguirlo, ocupando terrenos de la Ciudad”, asegura el legislador del FpV Gabriel Fuks, que forma parte de la comisión que analiza la aplicación de la Ley 2.801, que establece que el 75% de los asistentes a un estadio deben estar sentados. Rafael Gentili, del Laboratorio de Políticas Públicas, sostiene que “el barrio tiene un gran déficit de espacios verdes. Las necesidades en La Boca son otras, no construir una cancha”.

La agrupación Boca es Pueblo también se manifestó en contra del proyecto y el 18 de noviembre pasado repartió volantes frente a la Legislatura con la consigna “La Bombonera no se toca”.

Consultado por PERFIL, Moscariello intentó ponerle paños fríos al asunto. “El objetivo apunta a evitar que se siga construyendo en esos terrenos. Queremos preservar los espacios verdes y revitalizar la zona”, dijo. Y agregó que para consolidar el proyecto de ampliar la Bombonera  cuentan con el apoyo “del 70% de los vecinos, pero todos tienen que estar de acuerdo. De lo contrario, sería imposible. Pensar en un nuevo estadio no es irreverente, ni una locura. Boca necesita ampliar su capacidad. Y estamos barajando alternativas”.



Claudio Corsalini