SOCIEDAD LA INICIATIVA GENERO CRITICAS DE LOS ANIMALISTAS

Polémica por la cabina ‘antiestrés’ con perros y gatos en una plaza de Palermo

Esta semana, el Gobierno de la Ciudad implementó una polémica e insólita iniciativa en la plaza Armenia, del barrio de Palermo.

Cubículo. Tiene pasto sintético y se puede permanecer 15 minutos. Trajeron la idea de Los Angeles.
Cubículo. Tiene pasto sintético y se puede permanecer 15 minutos. Trajeron la idea de Los Angeles. Foto:GCBA

Esta semana, el Gobierno de la Ciudad implementó una polémica e insólita iniciativa en la plaza Armenia, del barrio de Palermo. Se trata de una cabina de plástico vidriada en la que los vecinos –además de relajarse escuchando música– pueden acariciar mascotas durante 15 minutos, como parte de una terapia antiestrés.

Dentro del cubículo, sobre césped sintético, la persona se acomoda sobre un almohadón, recibe auriculares con música relajante, y luego ingresan los perros y gatos. La movida, que tiene su origen en la ciudad de Los Ángeles, generó el rechazo de animalistas y proteccionistas por la utilización de los animalitos en la cabina.  

Desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, organismo a cargo de la actividad, explicaron a PERFIL que el objetivo de la iniciativa apunta a “generar conciencia acerca de los beneficios de la adopción y la tenencia responsable de mascotas”. “Una vez que el visitante consigue relajarse, la locución pide que abran los ojos: allí se encuentra rodeado de cachorros caninos o felinos. Inmediatamente los rostros muestran el cambio de ánimo, menos estrés y alegría”, argumentaron.

Quien desee entrar para participar debe llenar un formulario con sus datos, e informar si es alérgico o tiene alguna fobia a las mascotas. A la salida, se le consulta cómo vivió la experiencia y si está en condiciones de adoptar una de las mascotas con las cuales interactuó.

Según explicaron, la cabina irá rotando por las distintas plazas de la Ciudad sin que se anuncie con anticipación, para sorprender a los transeúntes.

Tras la aparición de la cabina en la plaza palermitana, las redes sociales estallaron con vecinos que la calificaron de “ridícula” y de “gasto innecesario de impuestos”, entre otros.

En alerta. Para garantizar el bienestar de los animales, la cabina permanece en la plaza durante tres horas, mientras que cada persona puede estar sólo 15 minutos dentro del cubículo. Mientras tanto, las ONGs que trabajan junto a Mascotas de la Ciudad cuidan a los animales que participan de la actividad al tiempo que esperan que una familia los adopte.

Me parece una vergüenza que se use a cachorros de dos y tres meses para desestresar a un oficinista. Se expone a los animales a situaciones que nada tienen que ver con su esencia. Si bien es una experiencia piloto, se vulneran los derechos de los animales como si nada. Estamos analizando los pasos a seguir para frenar esta iniciativa”, aseguró Malala Fontán, titular de SinZoo, que vela por el derecho de los animales.

Desde Espacio Público explicaron que junto a la cabina trabaja un grupo de veterinarios que vigilan la hidratación de los cachorros y la temperatura ambiente. Y se defendieron de las críticas: “Gracias a ésta y otras políticas, las adopciones responsables aumentaron más de un 160%”, aseguraron.