SOCIEDAD DESARROLLO INMOBILIARIO EN CABALLITO

Polémica por la construcción de una torre en el Club Italiano

Desde la institución dicen que el proyecto representa un auxilio para su economía. Los vecinos de la zona se oponen a las obras.

Foto:Marcelo M. Abbate

La construcción de una torre de 24 pisos con subsuelos para cocheras en terrenos del Club Italiano puso nuevamente en alerta a los vecinos de Caballito, que desde hace varios años se oponen al creciente desarrollo inmobiliario de la zona.   

Se trata de un edificio que se levantará en un lote de 1.200 metros cuadrados sobre la calle Campichuelo, en lo que sería el patio trasero del tradicional club ubicado frente al Parque Rivadavia.

Para los vecinos del barrio se trata de una construcción que producirá un fuerte  impacto ambiental y social en la zona. Desde S.O.S Caballito aseguraron a PERFIL que evalúan la posibilidad de presentar diferentes recursos de amparo con el fin de frenar la obra.

El tradicional Club Italiano fue una de las entidades sociales, culturales y deportivas más significativas de la Ciudad desde principios del siglo pasado. En su momento llegó a tener casi 10 mil socios. Sin embargo, a comienzos de la década pasada el club entró en crisis y fue concursado. A mediados de 2006, un sector de los salones internos de la sede se incendió. Y para afrontar la situación en 2008 la comisión directiva decidió construir y comercializar cinco locales sobre el frente, donde se encontraban los antiguos jardines, y sobre la calle Yerbal concesionó una parte a una cadena de gimnasios.

Con la finalidad de sanear el patrimonio en forma definitiva, ahora las autoridades decidieron permitir la construcción de una torre. El inicio de las obras está previsto para septiembre de este año, y para tal fin se constituyó un fondo fiduciario.

“El proyecto se aprobó por mayoría de socios y el Gobierno de la Ciudad no objetó la construcción. Todo está en regla”, explicó Silvio Martuscelli, secretario general de la entidad. En esta dirección, y según pudo averiguar PERFIL, el club se beneficiará con la renta de 2.300 m2 de departamentos y veinte cocheras, además de una suma de dinero que rondaría los 3 millones de dólares. “Esta construcción será una bisagra para el club. Aseguramos un alivio financiero para los próximos años”, sostuvo el directivo.

Sin embargo, los vecinos entienden que “la cuestión financiera se puede resolver de otra manera. No es necesario vender el espacio aéreo de la institución o modificar las normas de zonificación urbana”, se quejaron desde S.O.S Caballito.

Y este último punto es el que cuestionan los integrantes de la entidad vecinal. Según S.O.S, el club construirá la torre tomando como referencia la zonificación comercial de avenida Rivadavia (C3), lo cual permite una mayor altura de construcción. Pero para ellos debería tenerse en cuenta la zonificación de Campichuelo, que es residencial (R2A2) y que sólo permite edificios de nueve metros de altura. Los planos presentados hacen referencia a las tres entradas que tiene el club, por Rivadavia al 4700, por Campichuelo 79 y también sobre Yerbal al 100. Esto permite tener mayor superficie a construir –unos 10.000 m2–.

“Hicimos observaciones al proyecto y aún no está autorizada la obra. La zonificación se modifica con una ley de doble lectura en la Legislatura y no con la firma de un funcionario”, afirma la arquitecta y asesora de S.O.S Fabiana Martínez.

Desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Planificación informaron a PERFIL que la obra está autorizada y que no existe ninguna restricción para construir el edifico.



Claudio Corsalini