SOCIEDAD AREA DE PROTECCIÓN HISTÓRICA

Polémica por la quita de los adoquines de San Telmo

Una jueza ordenó al GCBA parar las obras y explicaciones.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Los vecinos de la esquina de Carlos Calvo y Balcarce se sobresaltaron cuando descubrieron una mañana que los históricos adoquines que tapizaban su calle ya no estaban.  El Gobierno porteño asegura que se trata de un plan de “readoquinado” y promete volver a colocarlos, pero la Defensoría General de la Ciudad desconfía, y la Justicia dictó una medida cautelar para frenar la obra hasta que se aclare la situación.

La zona donde fueron levantados los adoquines pertenece al Área de Protección Histórica 1 (APH 1). Es un atractivo turístico y uno de los lugares que mejor conserva la fisonomía de la antigua Buenos Aires.

Preocupados por la novedad dos vecinos se presentaron ante la Unidad Especial de Temática (UET) –dedicada a la protección del patrimonio– de la Defensoría para que se investigue la situación, y luego se unieron a la causa los comuneros Edith Oviedo y Alejandro Szer (FPV). Según indicó a PERFIL el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño las piedras fueron levantadas para reacondicionar el suelo en donde se asientan, y así reducir el desgaste.

La ley 65 de la Ciudad indica que las calles empedradas cerca de monumentos o lugares históricos deben ser reparadas utilizando los mismos materiales. “Es normal que el empedrado tenga que arreglarse, pero debe volver a colocarse como estaba, respetando el dibujo original. No tenemos ninguna constancia de que ésto se está haciendo. Ni siquiera hay un cartel de obra”, indicó la titular de la UET Daniela Proietti.

Según corroboró la unidad, las obras se extienden a algunas partes de las calles Carlos Calvo, Humberto Primo, Brasil, Venezuela y los pasajes San Lorenzo y Giufra, entre la avenida Paseo Colón y la calle Balcarce, que también está en obra.

Desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público confirmaron que los granitos que “por razones técnicas y/o de proyecto” deban ser retirados quedan en poder del Gobierno porteño. La Secretaría de Hábitat e Inclusión ya solicitó 160 m2 de adoquines para las plazas de los barrios Fátima y Cildañez, y 270 para la Villa 21-24. “Algunas piedras ya tenían las puntas curvadas por tanto uso y no se pueden reutilizar”, indicaron.

“Existen muchas fantasías populares sobre el destino de los adoquines que se cambian. Lo cierto es que todo se lleva al Parque Roca que es donde se acopia y luego se lo reutiliza en otras obras, como las calles que abrimos en la Villa 31. Es patrimonio de la Ciudad y lo cuidamos como tal”, sostuvo su titular Diego Santilli.

Mientras tanto, la jueza en lo Contencioso y Administrativo, Paola Cabezas Cescato, ordenó suspender las obras de forma preventiva y presentar la documentación que explique el destino del empedrado.



Gustavo Ajzenman