SOCIEDAD CHANTAJE DIGITAL

‘Pornovenganza’ y ‘camfecting’, nuevos ciberdelitos que afectan a la intimidad

EE.UU. ya avanza en legislar el uso extorsivo de imágenes virtuales. El tema se debate en Argentina.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Esta semana se reavivó la polémica por la difusión de una serie de fotografías de actrices como Jenifer Lawrence y Kate Upton, que las muestran desnudas o en situaciones íntimas. Las imágenes fueron sustraídas de sus servicios de almacenamiento online. En estos casos, los delincuentes o vulneraron los sistemas de seguridad de la nube o desentrañaron las contraseñas de éstos para robar ese material privado. Pero éste es sólo uno de los múltiples delitos digitales que están a la orden del día.

La proliferación de dispositivos electrónicos conectados a Internet genera cada vez más sofisticados modos de ciberdelitos. Así, a modalidades conocidas como ciberbullying, grooming (acoso cibernético de un adulto a un menor), robo de identidad, pishing (mails apócrifos que solicitan cambio de datos y redireccionan a un sitio falso) se suman nuevas técnicas que se aprovechan del uso extendido de videos, fotografías y conexión wi-fi, lo que genera un cóctel peligroso.

Uno de los delitos que generan gran paranoia se conoce como “camfecting”, en el que el criminal infecta el equipo remoto de la víctima y de forma oculta abusa de la cámara web incorporada, grabándola en todo momento. Otro que toma fuerza es  el “ransomware”, o secuestro virtual de computadoras, en que los hackers ingresan a una computadora y encriptan información de los usuarios o bloquean la máquina. Para recuperar el acceso o desbloquearla, solicitan dinero (o bitcoins) a modo de rescate.

Aunque todavía no se considera un delito, es un moda peligrosa. La “pornovenganza” consiste en utilizar fotografías y videos tomados en la intimidad para publicarlas o viralizarlas a través de redes sociales o páginas de Internet a modo de venganza. Ligado a esto está el “sexting”. Se trata del envío de cualquier tipo de contenido erótico o pornográfico a través de smartphones. “Esta práctica suele ser muy peligrosa porque quien comparte el contenido puede ser un adulto, bajo la identidad de un niño, motivando a que hagan lo mismo otros menores, encuadrando la práctica ahora sí en un delito”, explicó Pablo Rodríguez Romeo, de CYSI, peritos informáticos forenses.

Este año marcó precedentes en Argentina el fallo de la Corte Suprema que dice que espiar conversaciones de chats es un delito. Ya en el año 2008, a partir de la Ley 26.338, se había convertido en delito el ingreso a correos electrónicos de terceros, emparentando ambos hechos con la violación de correspondencia privada, delito tipificado en el Código Penal.

Cuidados. “Con sus costos y beneficios, nuestras huellas digitales hablan mucho de nosotros y dejan mucho de nosotros. Porque cuando estamos en la red, no sólo nosotros estamos activos. Internet también nos mira”, reflexionó Sebastián Bellagamba, representante de Internet Society para América Latina. La institución acaba de lanzar una serie de videos tutoriales sobre cómo los usuarios deben proteger su reputación, evitar robo de datos y preservar su identidad, que pueden encontrarse en internet.

Dmitry Bestuzhev, director del Equipo de Investigación y Análisis para América Latina en Kaspersky Lab, cree que se sigue fallando en la educación de los usuarios. “Siempre se habla de la educación, y esto indica que el enfoque de la educación actual es 100% incorrecto. La selección de las herramientas apropiadas es clave. Existen muchas en el mercado. Cuando se adquiere una solución no apropiada, ésta sencillamente crea una falsa expectativa de seguridad; lo que hasta expone más al usuario a los atacantes”, advirtió.

En América Latina existen sitios web formados por especialistas en derecho informático, como Limpia tu Nombre, liderado por el abogado argentino Daniel Monastersky. “Los que generan estos contenidos son personas con una personalidad obsesiva que no se detienen nunca en busca de ese objetivo, destruir a la persona. Por eso siempre se recomienda denunciar estos hechos en la Justicia¨, comentó Monastersky, director también del sitio Identidad Robada. El especialista fue quien denunció a Camus Hacker, quien a principios de este año publicó fotos prohibidas de Coki Ramírez, Fátima Florez y otras famosas.

En algunos países ya existen regulaciones específicas para estos temas. En Arizona, EE.UU., desde abril pasado se encuentra vigente una ley que tipifica estas conductas: está prohibido que una persona intencionalmente divulgue una fotografía o grabación digital de otra persona en estado de desnudez o con contenido sexual sin su consentimiento.



Martina Rua