SOCIEDAD VIOLENCIA

Preocupación por los tres asesinatos de trans en un mes

Las organizaciones de género y diversidad sexual aseguran que la discriminación y el odio operan como móviles y exigen medidas de protección contra los ataques.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil
El de Diana Sacayán, la militante trans que fue encontrada muerta en su departamento del barrio de Flores esta semana, fue el tercer femicidio trans que se conoció en el último mes. En Santa Fe, Fernanda “Coty” Olmos, una mujer trans de 59 años, también fue hallada sin vida en su casa del barrio Alfonso de la capital provincial el 26 de septiembre pasado; al igual que Marcela Chocobar, una joven trans de 26 años, que desapareció tras ir a un pub con una amiga en Río Gallegos, y cuyo cuerpo había aparecido calcinado en un terreno baldío el 14 de septiembre.
En todos los casos, la discriminación y el odio aparecen como los principales motivos de sus muertes, por la crudeza con la que fueron asesinadas;  por eso, desde los movimientos y colectivos sociales y de diversidad sexual reclaman “más políticas para proteger a las personas que son atacadas por la elección de su orientación sexual y su identidad”.
En el caso de Sacayán, los investigadores tienen certeza de que el móvil fue un crimen de odio, y que el asesino era una persona que la conocía, ya que la puerta estaba forzada pero del lado de adentro, es decir que al matarla la forzó para escapar. Además, el cuerpo de la víctima, que estaba atado al costado de la cama, presentaba signos de violencia y lesiones defensivas.
Olmos, en tanto, fue hallada muerta a fines de septiembre, con golpes en el rostro y varias puñaladas en el cuello, heridas de arma blanca y un balazo en el pecho. Según los investigadores, también presentaba signos de defensa y el lugar del hecho estaba en completo desorden, lo que daría cuenta de una pelea. En el barrio, Olmos era querida por sus vecinos, y su cuerpo fue encontrado por una amiga que fue a visitarla.  
Según la familia de Chocobar, su ex novio la venía acosando las semanas previas a su desaparición, pero hasta la fecha aún no saben qué fue lo que pasó. Chocobar no sólo fue secuestrada, sino que la asesinaron de forma salvaje: fue quemada y descuartizada.
“Desde la Federación venimos denunciando este tipo de homicidios trans desde hace tiempo. Hay que tomar nota de estas situaciones y exigir al Estado que implemente políticas públicas que frenen la violencia de género. Entendemos que la educación, sobre todo la integral y desde el inicio, es la mejor herramienta para combatir este tipo de crímenes”, dice Esteban Paulón, presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt).
La presidenta Cristina Kirchner pidió por el esclarecimiento de la muerte de Sacayán, a quien había entregado el DNI con su nueva identidad, una lucha por la que había puesto el cuerpo.
El viernes, en tanto, organizaciones como CHA, Alitt y 100% Diversidad y Derechos solicitaron que el asesinato de Sacayán sea investigado como “travesticidio”.

J.H.