SOCIEDAD BUSCAN QUE SEA UN ‘IMAN’ PARA ATRAER VISITANTES

Quieren desarrollar un polo gastronómico en la Villa 31

Dentro de los planes del gobierno porteño para la villa de Retiro está la creación de una feria y un mercado de productos al estilo europeo.

renders. Con un estilo similar a los puestos de Plaza Francia, así proyectan que quedarán los 350 de la feria de productos en el asentamiento de Retiro. También crearán un área de juegos y peatonales.
renders. Con un estilo similar a los puestos de Plaza Francia, así proyectan que quedarán los 350 de la feria de productos en el asentamiento de Retiro. También crearán un área de juegos y peatonales. Foto:Gza. GCBA

Dentro del megaplan de obras que el gobierno porteño planea llevar a cabo en la Villa 31 y 31 Bis de Retiro para convertirla en un barrio más de la ciudad, figura el proyecto de instalar un polo gastronómico con una feria de productos y un mercado de materias primas y comidas al estilo europeo, inspirado en la famosa Boquería de Barcelona, o el Borough Market de Londres.

Buscamos que la gente de la ciudad vaya a la villa. Y creemos que la feria gastronómica tiene mucho potencial para convertirse en un imán hacia la 31”, asegura Diego Fernández, secretario de Integración Urbana y Social, a cargo de las obras en el asentamiento de Retiro.

Uno de los proyectos, que se suma a las diferentes obras de infraestructura de acceso a los servicios públicos que se vienen realizando en la zona desde mediados de este año, será la reformulación de la tradicional feria que se instala en la entrada del barrio todos los domingos.

Se cambiarán todos los puestos de venta, que dejarán de ser de hierro y lonas para convertirse en modernos stands con mesadas de metal y luz eléctrica. También se contemplan obras en el espacio público lindero a los feriantes: se construirán áreas peatonales y se instalarán sectores con juegos nuevos para los más chicos. “Vamos a armar un nuevo esquema de puntos de venta para transformar el lugar y volverlo atractivo, tanto para los vecinos del barrio como para quienes lo visitarán”, agrega Fernández, quien asegura que los feriantes serán capacitados y deberán pagar un canon para vender en el lugar.

La feria tendrá 350 puestos, ubicados a lo largo de una nueva calzada que se construirá para la ocasión. Funcionará de jueves a domingos desde la mañana y ofrecerá frutas y verduras, alimentos secos, e indumentaria. El inicio de las obras está previsto para marzo de 2017.

Mercado. El otro proyecto que también se impulsa desde las oficinas del Ejecutivo porteño tiene que ver con la puesta en funcionamiento de un mercado de similares características al de La Boquería en Barcelona, al Borough Market de Londres o el San Miguel de Madrid, ejemplos de cómo la comercialización de productos locales y exóticos puede ser una marca registrada, además de una atracción turística.  

La gastronomía moviliza mucha gente y es un motor de desarrollo de lugares. Venimos estudiando varios casos exitosos, al Borough, por ejemplo, van 25 millones de personas por año”, comenta Hernán Gatto, subsecretario de Bienestar Ciudadano.

En este caso particular, el plan consiste en transformar un viejo galpón abandonado en la entrada de la villa, sobre la calle 4, para convertirlo en un mercado gastronómico. La idea es que allí se vendan productos regionales y que además sirva como punto de referencia para la provisión de diferentes restaurantes de la Ciudad.

“El 80% del lugar está pensado para la venta minorista, mientras el 20% restante apuntamos a que la gente coma en el mercado”, afirmó Martín Villar Sánchez, director del área de Desarrollo Gastronómico porteño. También proyectan instalar dentro del predio una escuela para enseñar cocina.

De acuerdo con el funcionario, la inauguración del mercado está prevista para los meses de agosto o septiembre del año que viene. “Junto con la feria, será un gran atractivo de vecinos al futuro barrio. No van a competir, sino que la idea es que ambos proyectos se complementen”, señaló el funcionario porteño.

Asociaciones y urbanistas cuestionan el ‘proyecto de integración’

Luego de la presentación que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, hizo del proyecto de integración social y urbana de las villas 31 y 31 Bis en la conferencia internacional Hábitat III en Quito la semana pasada, diferentes ONG plantearon algunas dudas sobre su implementación.

Dos de las más críticas fueron el Observatorio del Derecho a la Ciudad y la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ). El mayor cuestionamiento de los organismos fue la falta de participación de representantes del barrio en la toma de decisiones.

Desde la ACIJ si bien celebraron la decisión de implementar el plan de integración, señalaron que “lo ideal hubiera sido conversarlo con los vecinos, los mayores interesados”.

Todas estas decisiones deben consensuarse con el barrio y no adoptarse en forma autoritaria como se está realizando hasta ahora. La ley 3.343 exige la participación vecinal, en cambio lo que están haciendo son reuniones informativas”, aseguró Jonatan Baldiviezo, titular del Observatorio. Otro de los puntos del proyecto más cuestionados es el cambio de la nueva traza de la autopista Illia, y la disminución en la cantidad de viviendas nuevas a construir.

También critican el modelo de financiamiento del proyecto. Según Baldiviezo el proyecto está legitimando grandes negocios inmobiliarios. “La venta del Tiro Federal para construir el Parque de la Innovación servirá para financiar el cambio de la traza de la autopista Illia, una obra que no es prioritaria para el barrio y no tiene justificación técnica alguna”, afirmó el urbanista.