SOCIEDAD

Reemplazar algo que falta

PERFIL COMPLETO

En el caso de las “madres reborn”, donde lo más visto es haber atravesado una situación traumática, el objeto fetiche –un muñeco que no es real– pasa a desmentir una carencia. Se transforman en una prótesis: no se puede estar sin el objeto. Usar el término “adopción” para comprar uno tiene que ver con desmentir el estado conflictivo de la realidad para el sujeto.
El reborn es crear un orden fuera de la realidad. No ayuda a sanar el trauma: ayuda a negarlo. No sustituye al bebé de verdad: es como si lo fuera, pero sin serlo. Uno podría no ser tan taxativo: esto no es un juego. El juego es una sustitución que ayuda al proceso simbólico de sanar un trauma.
Esto no tiene un matiz lúdico, no es vida de ninguna manera: es poner en juego el aspecto lúdico infantil, pero no puede negarse la cualidad de la confusión fantasía-realidad. Cuando se imita así la realidad, no puede ser tanto un juego

*Médica psiquiatra, psicoanalista (APA).



Felisa Widder