SOCIEDAD TRAS EL DEBILITAMIENTO DE LOS MONOS


Revelan nombres y datos del nuevo mapa narco de Rosario

Un informe presentado en la Cámara de Diputados destaca la aparición de un líder que hace poco salió de la cárcel y el avance de otras bandas.   


Foto:Cedoc Perfil

El mapa narco de Rosario parece haber cambiado. El arresto de algunos cabecillas y el asesinato de otros generaron una nueva distribución de las fichas en el negocio narco que se vio reflejada, también, en una nueva ola de crímenes a manos de sicarios. Hoy el ojo está puesto en un nuevo personaje: Esteban Alvarado.

El diputado por el Frente Social y Popular Carlos Del Frade presentó un informe en donde se plantea la “nueva geografía narco” en Rosario. Según destaca en el escrito, hasta 2013 la ciudad era controlada por cuatro bandas. Los Monos se centraban en el sur de la ciudad, con la familia Cantero como líder. Al norte, Los Pillines, que estarían vinculados a la barra brava de Rosario Central, y su cabecilla Pillín Bracamonte. En el centro la familia Alvarado y al oeste, Luis Medina.

“La desarticulación de parte de Los Monos; el asesinato de Luis Medina; la devastación de los Bassi en Villa Gobernador Gálvez, parecen inclinar la balanza hacia el poder de los Alvarado, aquellos señalados en 2012 como los dueños del negocio narco en el centro de la Cuna de la Bandera”, apuntó el diputado en el informe al que accedió PERFIL.

¿Quién es Esteban Lindor Alvarado? Le dicen “el Esteban”, tiene 38 años y es el líder de la banda Los Rosarinos. Cayó preso en 2012 acusado de robar autos de alta gama en Buenos Aires y desguazarlos en Rosario. También se lo vincula con el narcotráfico. Según los especialistas, controlaba el negocio de la droga en el centro rosarino. Luego de su detención se le secuestró una computadora que tenía un video en donde se veía a una avioneta Cessna monomotor aterrizar y despegar en una aparente pista clandestina, aeronave que generalmente se usa para contrabando de estupefacientes. En 2013, fue allanado el pabellón del penal de Campana donde estaba detenido Alvarado. Allí descubrieron que tenía una celda VIP con televisor, PlayStation, DVD, aire acondicionado, freezer y diez celulares con los que continuaban manejando sus negocios en Rosario.

“En 2012, cuando denunciamos por primera vez cómo funcionaban aquellas bandas, habíamos alertado del grupo liderado por los hermanos Alvarado, responsables de muchas actividades en el centro norte de la ciudad. Esa familia, parece hoy, es la que tiene la hegemonía o pelea por ella”, sostiene Del Frade. Alvarado quedó en libertad hace dos semanas.

Guerra. En lo que va del año se registraron, al menos, cien asesinatos en Rosario. Y muchos de estos crímenes tuvieron como móvil el ajuste de cuentas o la venganza narco. En mayo pasado, dos barras de Rosario Central fueron ejecutados por sicarios. Julio Navarro (52), alias “Cara de Goma” y mano derecha del líder de la barra canalla Andrés “Pillín” Bracamonte, murió arriba de su camioneta. Mientras que Mario Visconti, que había estado preso por narcotráfico, fue acribillado de nueve balazos.

Por otro lado, el líder de la barra de Newell’s, Matías Franchetti (23), fue asesinado de seis balazos en la puerta del club el 7 de junio. La víctima había estado presa en Portugal por tráfico de drogas en la causa Carbón Blanco.

El suegro de Luis Medina (empresario asesinado junto a su novia en 2013), Gustavo Pérez Castelli, fue acribillado por dos hombres encapuchados el 1º de abril. También le cortaron las orejas, en un claro mensaje mafioso.

Para el diputado estos crímenes tienen un claro mensaje: “El asesinato del ex suegro de Medina y otros hechos policiales arrimaron una construcción de sentido entre los que recorren las calles: la familia Alvarado parece haberse quedado con lo que antes era de los Cantero. El asesinato de Navarro, en ese sentido, parece ser una feroz advertencia a Andrés Bracamonte”.



Redacción de Perfil.com