SOCIEDAD

Rosario, ciudad blindada

El elevado nivel de violencia que experimentó Rosario en los últimos meses, a partir de una guerra narco y las sangrientas disputas por el control del negocio y el territorio, provocó una intervención de las fuerzas federales que se hizo esperar. Esta semana, cerca de tres mil efectivos desembarcaron en la ciudad para ocupar y controlar los barrios más conflictivos.
Los miembros de Gendarmería, Policía Federal y Prefectura llegaron tres semanas después de un nuevo escándalo: el descubrimiento de un plan criminal que tenía como objetivo asesinar al juez y el fiscal que investigan a Los Monos, la banda narco que más creció en los últimos tiempos.
“Este desembarco de fuerzas federales en Rosario ha generado un cambio de clima o de aire que se respira en la ciudad. Los rosarinos están esperanzados con que esta acción empiece a pacificar la ciudad”, expresó Agustín Rossi, ministro de Defensa de la Nación.
En declaraciones a la radio La Red Rosario, dijo que el envío de efectivos federales “fue una buena decisión. Ahora, más que nunca, el trabajo deberá ser en forma conjunta entre fuerzas federales y provinciales”.

Redacción de Perfil.com